Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (30) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (3) humor (16) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (13) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (84) prosa poética (30) sociedad (7) sueños (2) talent campus (1) video (9)

18 de julio de 2003

Por ejemplo

Las ideas abstractas. Tal vez tuve algunas cuando era un niño, es improbable pero no creo que imposible.

¿Comenzamos a abstraer en la adolescencia, no? La psicología no es una materia de mi individual preferencia, nunca me gustó, sólo algunas veces, cuando eso que se decía tenía que ver conmigo, pero muchas veces no tenía que ver conmigo y yo veía en mis compañeros que tampoco tenía que ver con ellos, pero ellos creían que sí tenía que ver con ellos, y ellos cambiaron o inventaron caminatas en el agua.

Por ejemplo, de las primeras ideas que conoces cuando eres pequeño una de las más importantes es la religión. En mi caso la religión católica. Para poner en palabras claras y precisas quisiera decir lo que yo sentía cuando era pequeño acerca de la religión. Mi padre estudió en el Seminario Diocesano de Guadalajara, desde los 12 años hasta los 25 años y una frase que varias veces le he escuchado es que cuando salió del Seminario, lo que le habían dicho adentro no lo vió afuera. Estudió Filosofía y parte de Teología en el Seminario, y ya fuera estudió Ciencias de la Comunicación y Ciencias Sociales, lic. y maestría respectivamente. Gran parte de mis primeras ideas abstractas vienen de lo que veía en mi papá, de lo que él decía y hacía.

Cuando era pequeño veía muy poco a mis papás entre semana, mi papá se la pasaba trabajando en la universidad y parte de su tiempo libre lo dedicó a trabajar con niños de la calle y después en una organización social. Mi mamám, después de dar clases normales en la primaria, daba clases a personas mayores para que aprendieran a leer y escribir, en la parroquia de mi comunidad. Mi papá es la persona más segura de la existencia de Dios, teórica y prácticamente. Cuando un psicólogo me dice que los católicos somos masoquistas por adorar a un crucificado, yo pienso que eso es un símbolo. Pero quiero ahondar en el significado del símbolo. Se me olvidó preguntarle a profesor de Poética sobre el símbolo (así que sí está leyendo esto...).

La vida de mis papás por lo menos en lo que he visto, es que algo que ellos ya tenían adentro, la ganas de hacer, se identificaron con el catolicismo que a ellos les tocó, el de los 70, el de la nueva teología de la liberación, no sé que es exactamente pero sé que nació en Latinoamerica y fue algo muy importante.

Bueno, crecí con todo eso, y hace rato dije que el catolicismos que les tocó a ellos porque he escuchado tantas veces a mis amigos que no creen, que los sacerdotes son unos ratas y demás. Y es verdad. Pero tú no estás siguiendo al padre, sino a la religión, además que hay muchas costumbres y tradiciones aparentemente son las que impiden una profunda reflexión acerca de esto. La genealogía de la moral (compré el libro pero aún no lo leo). La religión no es rezar, es más un estilo de vida, vida comunitaria, para eso fue hecha la iglesia al principio para unificar, después vinieron los intereses particulares de terceros.

Y bueno, todo esto ya lo pensaba cuando era sólo un niño. ¿Pero a qué otro niño le interesaba hablar de esto? Ni en el catecismo, veía que los papás de algunos amigos a veces ni sus hijos les importaban, y mientras vas creciendo formulas ideas para explicar cosas, acciones, hechos, el mismo evento que todos ven. Las palabras significan.

Pero no era un niño perturbado, no. Claro que jubaga, todos los días fúbol de hecho, y salía y corría y que no me importaba tanto Dios, porque mis padres me querían y era feliz, y soy feliz. Por ejemplo.

Pero es tan vago escribir sobre tu niñez, sobre las ideas abstractas, sobre las materias que no te gustan, sobre el comportamiento humano, sobre las emociones y sentimientos, sobre causas, pero hay persona que están ahí, trabajando.

Intento que mi discurso no sea determinante. Porque también sé que las personas son, independientemente de sus preferencias: religiosas, sexuales, partidistas, deportivas, etc. Pero hay momentos en que todos allá afuera creen tener las respuestas verdaderas, uno como persona aprecia a las personas más que nada por sus inteciones y que estas intenciones sean llevadas a cabo, porque como he dicho, no nos podemos quedar en podría.

Bueno, en tres años saldré de la universidad, tengo tres años para construir e interpretar. ¿Cómo le haces ver a una persona que tiene opciones?, que no necesita aferrarse a objetos, aunque sea bueno por momentos, pero que si se va a aferrar a algo que sea muchas cosas que no cuales son, ¿cómo ver el mundo desde otro ángulo?

Por ejemplo, no creo ser una persona lista, se me olvidan autores, y a veces palabras, a veces no digo lo que debería que decir, se me olvida el contenido de los cuentos como Sherlock Holmes, ya no recuerdo. Quizás porque es ficción, tal vez porque en ese momento lo disfruté demasiado, pero recuerdo más lo que hice en mi vida, y no tengo que aspirar al recuerdo sino a la esencia del recuerdo, que está presente por ahí, flotando.

Y por ejemplo, a veces escribo lo que no tenía contemplado escribir y me pierdo y regreso y sé que el domingo volveré a ver jugar a la selección mexicana, y volveré a dormir y a ver las plantas de mi casa, y sé que todo lo que digo puede ser refutado, quizás por mí mismo después, yo que sé...

Por ejemplo:

El deseo de escribir.
Lo que más nos encanta de las cosas, es lo que ignoramos de ellas conociendo algo. Igual que las personas: lo que más nos ilusiona de ellas es lo que nos hacen sugerir. El colorido espiritual que nos dejan, es a base de un poco que nos dicen y otro poco que no nos dicen. Ese misterio que creamos adentro de ellas lo apreciamos mucho porque lo creamos nosotros. Hay personas que lo dicen todo y no nos dejan crear nuestro misterio. Una excepción son las personas muy simples; nos hacen pensar que eso tan simple no son ellas y pasamos toda la vida pensando qué habrá en su interior. Yo soy de las personas que lo dicen todo y no dejan crear el misterio. Yo quiero ilusionar a Juana y por eso quiero hacer sugerir el misterio.

Drama o comedia en un acto y varios cuadros,  de Felisberto Hernández.
Fin.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top