Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (30) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (13) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (83) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

25 de febrero de 2004

El viaje

Materias que llevo este semestre:

Literatura Mexicana
El Quijote
Literatura Comparada II
Literatura Hispanoamericana
Literatura Española II
Sociología de la Literatura
Didáctica de la Expresión Oral
Lecto Comprensión de Lengua Extranjera II (francés)


Todas las materias me alegran y eso que tengo mucho que leer. Por ejemplo ahorita ya me voy a leer el capítulo once de El Quijote y después a buscar unas hojas que nos dieron en el segundo semestre de Teun van Dijk acerca del discurso para analizarlo en el texto de Hernán Cortés.

También voy a salir antes de mi casa para llegar a una librería y comprar el texto de Charles Dickens que voy a exponer en la clase de Literatura Comparada II, aunque ahora que busco información de Washington Irving me siento tentado a exponerlo también. A ver qué pasa...

Aquí un cuento:

<b>El viaje</b>
Washington Irving

En la ocasión presente extendió en el verde césped, delante de nosotros, gran variedad de sobras, colmadas con un buen jamón que habíamos traído de Sevilla; luego, tomando asiento a corta distancia, se dedicó a disfrutar de lo que todavía quedaba en las alforjas. Un tiento o dos a la bota le pusieron tan contento y cantarín como una cigarra ahíta de rocío. Al comparar el contenido de sus alforjas con los estragos que Sancho hizo en las ollas de las bodas de Camacho, pude comprobar que estaba bien versado en la historia de don Quijote, pero que, al igual que mucha gente del vulgo español, creía firmemente que se trataba de una historia verdadera.
—Pero todo eso, señor, ocurrió hace mucho tiempo, ¿verdad?
—Mucho tiempo —contesté.
—Yo diría que más de mil años —añadió como si durara todavía.
El escudero quedó tranquilo. Nada servía de mayor contento al bueno de nuestro criado que el hecho de que le comparáramos al famoso Sancho en su afición a la despensa, y no se llamó a sí mismo por otro nombre durante todo el viaje.

Washington Irving (Nueva York 1783-1859), <i>Cuentos de la Alhambra</i>.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top