Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

10 de febrero de 2004

La libertad al poner en duda las palabras y su sentido (en mi mente)

Yo, tú, él, ella, nosotros, ellos, ustedes.

Nosotros.

Deconstruir un diario hoy en día consiste en decirle a todas las personas que conoces, todas toditas, precisamente que tienes un diario en internet y que están obligados a leerlo. Si antes se trataba de que sólo tú escribieras para ti, hoy es pues que escribas desde ti para los demás. Que vuelen las máscaras del instinto temeroso de preservación. Es una forma de deconstruir.

Pros y contras.

Contras. Intimidad. Pero no tanto. No valdría que las personas que te conocen sepan esas cosas que también piensas en ese espacio llamado cerebro. Porque uno intuye cuando las pláticas son muy superficiales y someras. Cuando se habla protocolariamente, como si ese acto se hubiera transformado en mero trámite social. Por eso el humor, para permitir la apertura de la condición personal del otro, "que se sienta en confianza". Y así surgen las amistades.

La escritura en-línea nos separa más. No es lo mismo pedirle matrimonio a alguien por carta o declararle amor a una persona cara a cara que por celular. No es lo mismo escribir y ser leído por personas que sólo ven imágenes tuyas que escribir y ser leído por: Anagelli, Álvaro, Armin, Lenin, Talia, Gustavo, o cualquier otr@ amig@ que sabe mi dirección. Pero sí me leen más es un plus, pero no provoca el mismo efecto.

¿Cuál es el efecto que queremos crear con nuestros diarios?

Hacer aproximaciones y comparaciones con nuestro lenguaje. Que necesariamente se debe hacer también en la vida off-line si no, no tiene caso. Por eso siento que a veces personas abandonan esto, porque no funcionó (o porque no tienen tiempo, o encontraron un mejor método de romper el hielo).

Sí, el .01% del que habla Lenin está en nuestra imaginación y en cómo nosotros decidimos transformar el sentido de las palabras (entre otros).

Pros. Ya no hay tiempo para ellos.

Jóvenes, les aseguro que amo mi vida.con.todos.mis.defectos.y.ensoñaciones. fi.n

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top