Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

25 de febrero de 2004

El viaje

Materias que llevo este semestre:

Literatura Mexicana
El Quijote
Literatura Comparada II
Literatura Hispanoamericana
Literatura Española II
Sociología de la Literatura
Didáctica de la Expresión Oral
Lecto Comprensión de Lengua Extranjera II (francés)


Todas las materias me alegran y eso que tengo mucho que leer. Por ejemplo ahorita ya me voy a leer el capítulo once de El Quijote y después a buscar unas hojas que nos dieron en el segundo semestre de Teun van Dijk acerca del discurso para analizarlo en el texto de Hernán Cortés.

También voy a salir antes de mi casa para llegar a una librería y comprar el texto de Charles Dickens que voy a exponer en la clase de Literatura Comparada II, aunque ahora que busco información de Washington Irving me siento tentado a exponerlo también. A ver qué pasa...

Aquí un cuento:

<b>El viaje</b>
Washington Irving

En la ocasión presente extendió en el verde césped, delante de nosotros, gran variedad de sobras, colmadas con un buen jamón que habíamos traído de Sevilla; luego, tomando asiento a corta distancia, se dedicó a disfrutar de lo que todavía quedaba en las alforjas. Un tiento o dos a la bota le pusieron tan contento y cantarín como una cigarra ahíta de rocío. Al comparar el contenido de sus alforjas con los estragos que Sancho hizo en las ollas de las bodas de Camacho, pude comprobar que estaba bien versado en la historia de don Quijote, pero que, al igual que mucha gente del vulgo español, creía firmemente que se trataba de una historia verdadera.
—Pero todo eso, señor, ocurrió hace mucho tiempo, ¿verdad?
—Mucho tiempo —contesté.
—Yo diría que más de mil años —añadió como si durara todavía.
El escudero quedó tranquilo. Nada servía de mayor contento al bueno de nuestro criado que el hecho de que le comparáramos al famoso Sancho en su afición a la despensa, y no se llamó a sí mismo por otro nombre durante todo el viaje.

Washington Irving (Nueva York 1783-1859), <i>Cuentos de la Alhambra</i>.

24 de febrero de 2004

Idealizar o no idealizar, esa es la cuestión...

Cuando escucho que la maestra de El Quijote en contadas ocasiones dice que no leamos lo que no está escrito en el texto y lo repite porque a la diégesis se le hace un análisis extrínseco y no simplemente lo que dice el texo me pongo a pensar que si eso se le puede hacer a un texto, también se le puede hacer a una persona.

Ya sea con un amigo, un desconocido, tu pareja, una maestra o maestro, un extranjero. Tú mismo.

Me alegra cuando hablan con Pablo el no idealizado.

20 de febrero de 2004

El ensueño crepuscular

...Todo sucede como si, incluso antes de entrar en la sala, ya estuvieran reunidas las condiciones clásicas de la hipnosis: vacío, desocupación, desuso; no se sueña ante la película y a causa de ella; sin saberlo, se está soñando antes de ser espectador. Hay una "situación de cine", y esta situación es pre-hipnótica. Utilizando una autentica metonimia, podemos decir que la oscuridad de la sala está prefigurada por el "ensueño crepuscular" (que según Breuer-Freud), precede a la hipnosis, ensueño que precede a esa oscuridad y conduce al individuo, de calle en calle, de cartel en cartel, hasta que éste se sumerge finalmente en un cubo oscuro, anónimo, indiferente, en el que se producirá ese festival de los efectos que llamamos una película...
¿Y la televisión?
...Evoquemos la experiencia contraría: en la televisión, aunque también pasan películas, no hay fascinación; la oscuridad está eliminada, rechazado el anonimato; el espacio es familiar, articulado (por muebles y objetos conocidos), domesticado: el erotismo (digamos mejor la erotización del lugar, para que se comprenda lo que tiene de ligero, de inacabado) ha sido anulado: la televisión nos condena a la familia, al convertirse en el instrumento del hogar...
Una frase:
Es como si un largo tallo de luz recortara un agujero de cerradura y todos estuviéramos, estupefactos, mirando por ese agujero.
* Lo obvio y lo obtuso (imágenes, gestos, voces), Roland Barthes, 1975.

13 de febrero de 2004

Si hay tantos Yoes en mí...

¿Cómo puedo saber en qué momento de mi vida cotidiana el yo romántico, el simbolista, el realista, el naturalista, el ecléctico, el moderno se manifiesta en mí? Y es que todos esos yoes yacen en el inconciente. Además la historia particular en mí les da un toque personal a todos esos yoes.

El autor del post anterior dice que con al autobservación. Reflexionar por qué decidí esto y no lo otro que llevó a mi libertad a decidir tal o cual cosa. Pero esto no es individualidad.

Cada pregunta subjetiva debe tener una respuesta subjetiva supongo. Gustos, disgustos, simpatías y apatías, lecturas, sabores, olores, etc.

Y es que hay tantos yoes en nosotros, una multiplicidad de posibilidades que la conciencia e inconciencia nos llevan a elegir. ¿Qué hay en mi inconciencia y hasta en mi no-conciencia?

A uno le queda ser analítico antes, durante y después de la decisiones. En mí, no en los demás.

Preguntas y respuestas.

De la individualidad

Libro: Psicología Revolucionaria.
Samael Aun Weor.

CAPÍTULO 15
LA INDIVIDUALIDAD

Creerse «Uno», ciertamente es una broma de muy mal gusto; desafortunadamente esta vana ilusión existe dentro de cada uno de nosotros. Lamentablemente siempre pensamos de nosotros mismos lo mejor, jamás se nos ocurre comprender que ni siquiera poseemos individualidad verdadera. Lo peor del caso es que hasta nos damos el lujo falso de suponer que cada uno de nosotros goza de plena conciencia y voluntad propia.

¡Pobres de nosotros! ¡Cuán necios somos! No hay duda de que la ignorancia es la peor de las desgracias.

Dentro de cada uno de nos existen muchos miles de Individuos diferentes, sujetos distintos, Yoes o gentes que riñen entre sí, que se pelean por la supremacía y que no tienen orden o concordancia alguna. Si fuéramos conscientes, si despertáramos de tantos sueños y fantasías, cuán distinta sería la vida...

Más para colmo de nuestro infortunio, las emociones negativas y las auto-consideraciones y amor propio, nos fascinan, nos hipnotizan, jamás nos permitimos acordarnos de sí mismos, vernos tal cual somos...

Creemos tener una sola voluntad cuando en realidad poseemos muchas voluntades diferentes (Cada yo tiene la suya). La tragicomedia de toda esta multiplicidad interior resulta pavorosa; las diferentes voluntades interiores chocan entre sí, viven en conflicto continuo, actúan en diferentes direcciones.

Si tuviéramos verdadera individualidad, si poseyéramos una Unidad en vez de una multiplicidad, tendríamos también continuidad de propósitos, conciencia despierta, voluntad particular, individual.

Cambiar es lo indicado, sin embargo debemos empezar por ser sinceros con nosotros mismos. Necesitamos hacer un inventario Psicológico de sí mismos para conocer lo que nos sobre y lo que nos falta. Es posible conseguir Individualidad, más si creemos tenerla tal posibilidad desaparecerá.

Es evidente que jamás lucharíamos por conseguir algo que creemos tener. La fantasía nos hace creer que somos poseedores de la individualidad y hasta existen en el mundo escuelas que así lo enseñan.

Es urgente luchar contra la fantasía, ésta nos hace aparecer como si fuéramos esto, o aquello, cuando en realidad somos miserables, desvergonzados y perversos.

Pensamos que somos hombres, cuando en verdad somos tan sólo mamíferos intelectuales desprovistos de individualidad. Los mitómanos se creen Dioses, Mahatmas, etc., sin sospechar que ni siquiera tienen mente individual y Voluntad Consciente.

Los ególatras adoran tanto a su querido Ego, que nunca aceptarían la idea de la Multiplicidad de Egos dentro de sí mismos. Los paranoicos con todo el orgullo clásico que les caracteriza, ni siquiera leerán este libro...

Es indispensable luchar a muerte contra la fantasía acerca de nosotros mismos, si es que no queremos ser víctimas de emociones artificiales y experiencias falsas que además de ponernos en situaciones ridículas, detienen toda posibilidad de desarrollo interior.

El Animal intelectual está tan hipnotizado por su fantasía, que sueña que es león o águila cuando en verdad no es más que un vil gusano del lodo de la tierra. El mitómano jamás aceptaría estas afirmaciones renglones arriba hechas; obviamente él se siente archihierofante digan lo que digan; sin sospechar que la fantasía es meramente nada, «Nada sino fantasía»

La fantasía es una fuerza real que actúa universalmente sobre la humanidad y que mantiene al humanoide intelectual en estado de sueño, haciéndole creer que ya es un hombre, que posee verdadera individualidad, voluntad, conciencia despierta, mente particular, etc., etc., etc...

Cuando pensamos que somos uno, no podemos movernos de donde estamos en sí mismos, permanecemos estancados y por último degeneramos, involucionamos.

Cada uno de nos se encuentra en determinada etapa Psicológica y no podremos salir de la misma, a menos que descubramos directamente a todas esas personas o Yoes que viven dentro de nuestra persona.

Es claro que mediante la Auto-Observación íntima podremos ver a las gentes que viven en nuestra psiquis y que necesitamos eliminar para lograr la transformación radical.

Esta percepción, esta auto-observación, cambia fundamentalmente todos los conceptos equivocados que sobre sí mismos teníamos y como resultado evidenciamos el hecho concreto de que no poseemos verdadera individualidad.

Mientras no nos Auto-observemos, viviremos en la ilusión de que somos uno y en consecuencia nuestra vida será equivocada. No es posible relacionarnos correctamente con nuestros semejantes mientras no se realice un cambio interior en el fondo de nuestra psiquis.

Cualquier cambio íntimo exige la eliminación previa de los Yoes que llevamos dentro. De ninguna manera podríamos eliminar tales Yoes si no los observamos en nuestro interior.

Aquellos que se sienten Uno, que piensan de sí mismo lo mejor, que nunca aceptarían la Doctrina de los Muchos, tampoco desean observar a los Yoes y por lo tanto cualquier posibilidad de cambio se hace en ellos imposible.

No es posible cambiar si no se elimina, más quien se siente poseedor de la individualidad si aceptase que debe eliminar, ignoraría realmente qué es lo que debe eliminar.

Empero, no debemos olvidar que quien cree ser Uno, auto-engañado cree que sí sabe lo que debe eliminar, más en verdad ni siquiera sabe que no sabe, es un ignorante ilustrado.

Necesitamos «desegoistizarnos» para individualizarnos, más quien cree que posee la individualidad es imposible que pueda desegoistizarse. La individualidad es sagrada en un ciento por ciento, raros son los que la tienen, más todos piensan que la tienen.

¿Cómo podríamos eliminar «Yoes», si creemos que tenemos un «yo» único? Ciertamente sólo quien jamás se ha Auto-Observado seriamente piensa que tiene un Yo único.

Empero debemos ser muy claros en esta enseñanza porque existe el peligro psicológico de confundir a la individualidad auténtica con el concepto de alguna especie de «Yo superior» o algo por el estilo.

La individualidad sagrada está mucho más allá de cualquier forma de «Yo», es lo que es, lo que siempre ha sido y lo que siempre será. La legítima individualidad es el ser y la razón de ser del ser, es el mismo ser.

Distíngase entre el Ser y el Yo. Quienes confunden al Yo con el ser, ciertamente nunca se han Auto-observado seriamente. En tanto continúe la Esencia, la conciencia, embotellada entre todo ese conjunto de Yoes que llevamos dentro, el cambio radical será algo más que imposible.

12 de febrero de 2004

Mesanas

Podría decir cosas aquí pero prefiero que estén en mi cabeza/mente/imagianción y que me hagan suspirar.

Yo tengo secretos. También tengo cosas que no contaré nunca (tal vez mañana).

Entonces, soy medio libre en mi imaginación, tal vez en poco tiempo (un lustro, diez segundos, un salto de rana) lo comparta con otro ente de dos patas que huela a fresas y grite sobadas de espalda.

Serán 10minutos, serán 10mesanas.

10 de febrero de 2004

La libertad al poner en duda las palabras y su sentido (en mi mente)

Yo, tú, él, ella, nosotros, ellos, ustedes.

Nosotros.

Deconstruir un diario hoy en día consiste en decirle a todas las personas que conoces, todas toditas, precisamente que tienes un diario en internet y que están obligados a leerlo. Si antes se trataba de que sólo tú escribieras para ti, hoy es pues que escribas desde ti para los demás. Que vuelen las máscaras del instinto temeroso de preservación. Es una forma de deconstruir.

Pros y contras.

Contras. Intimidad. Pero no tanto. No valdría que las personas que te conocen sepan esas cosas que también piensas en ese espacio llamado cerebro. Porque uno intuye cuando las pláticas son muy superficiales y someras. Cuando se habla protocolariamente, como si ese acto se hubiera transformado en mero trámite social. Por eso el humor, para permitir la apertura de la condición personal del otro, "que se sienta en confianza". Y así surgen las amistades.

La escritura en-línea nos separa más. No es lo mismo pedirle matrimonio a alguien por carta o declararle amor a una persona cara a cara que por celular. No es lo mismo escribir y ser leído por personas que sólo ven imágenes tuyas que escribir y ser leído por: Anagelli, Álvaro, Armin, Lenin, Talia, Gustavo, o cualquier otr@ amig@ que sabe mi dirección. Pero sí me leen más es un plus, pero no provoca el mismo efecto.

¿Cuál es el efecto que queremos crear con nuestros diarios?

Hacer aproximaciones y comparaciones con nuestro lenguaje. Que necesariamente se debe hacer también en la vida off-line si no, no tiene caso. Por eso siento que a veces personas abandonan esto, porque no funcionó (o porque no tienen tiempo, o encontraron un mejor método de romper el hielo).

Sí, el .01% del que habla Lenin está en nuestra imaginación y en cómo nosotros decidimos transformar el sentido de las palabras (entre otros).

Pros. Ya no hay tiempo para ellos.

Jóvenes, les aseguro que amo mi vida.con.todos.mis.defectos.y.ensoñaciones. fi.n

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top