Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

1 de febrero de 2005

Viaje a Oviedo

Pues ya lo dijeron por aquí. En quince días me marcho para ver nuevas tierras, nuevos métodos de estudio y otras novedades.

Hoy terminé los dos cursos pendientes del Proulex. Finalmente. También, hoy "visité" a los compañeros del grupo... ¿o debería empezar a llamarlos excompañeros. Fuimos a un café después de tanta indecisión y bebí un delicioso té de manzana con canela....

Como me tocó el monito en la Rosca de Reyes el pasado 6 de enero, hoy me tocó comprar una pizza, ya que mañana es el Día de la Candelaria. Yo tenía entendido que eran tamales lo que se compra, pero...

Comienzo a asimilar que ya no veré ciertos rostros y ciertos lugares comunes de esta ciudad. No es triste pero es extraño. Uno que nunca ha viajado en avión, que nunca ha salido de su país y que mucho menos ha viajado solo a cualquier otro sitio fuera de Jalisco. ¡Toda una experiencia!

Pero es como cualquier otra experiencia, como en cualquier otro día. Si decimos que un segundo puede cambiarlo todo, tenemos una mirada incompleta del asunto porque: cada segundo lo cambia todo, sin darnos cuenta. Sólo que hemos aprendido a medir y pesar los eventos de la vida, clasificándolos arbitrariamente como jueces supremos del universo.

Es por eso uno siempre está viajando, aunque no se encuentre precisamente abordo de un avión, tren o autobús. Incluso caminando. Uno viaja sentado, parado, acostado, mirando al cielo, leyendo un libro o frente a frente.

Quien busca la felicidad fuera de sí es como un caracol que caminara en busca de su casa.
Constancio Vigil.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top