Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

23 de marzo de 2006

Gran discurso III

 http://www.gtanetwork.it/zone/uploads/2F2F_speedtrack_Rodry.jpg

Está de vuelta la saga que ha causado conmoción en las facultades de letras de todo el mundo; el videojuego que llevó por primera vez a autores de la talla del semiólogo Umberto Eco o del sociocrítico Edmond Cross al mundo de los juegos de video, enviciándolos hasta las ojeras.

En este episodio tendrás bajo tu mando al estudiante de filosofía John Smith (Juan Pérez en su versión castellana) que bajo el influjo de la televisión y los medios de comunicación de masas, ha perdido la memoria. Deberás visitar diferentes ciudades del mundo donde Smith podrá sumergirse en los distintos sujetos transindividuales para así aprehender y recuperar sus discursos estropeados.

En esta secuela del juego podrás identificar las diferentes bandas que combaten para conquistar el mercado negro del lenguaje. La mafia del West coast comandada por Jay-Dee Derrida y su malévolo deconstructivismo cibernético. Las águilas hermenéuticas bajo el poder de Hans, el güero, Gadamer. Finalmente, la semiología errante bajo el comando del general Barthes y sus eunucos del demonio.

Si recordamos en las dos primeras entregas del juego, John Smith debía combatir contra las fuerzas del comandante Heidegger y sus hijos bastardos del infierno. John Smith logró librarse de los fenomenólogos ateos con la ayuda del existencialismo religoso del gurú resucitado Soren K. y su valiente ayudante Gabriel Marcel, que funge como monje gregoriano en el juego.

El juego ha sido todo un éxito en el mundo ñoño y existencialista light moderado. Miles de fans han hecho sus tesis de maestría y doctorado en el análisis de discurso de John Smith. Los realizadores declaran que si no fuese por la gran difusión que todos estos autores han tenido, no tendrían el éxito en ventas que posee hasta ahora. A una semana de su salida en el mercado, se ubica en la posición número 3 tan sólo por debajo de títulos míticos en el mundo de los videojuegos como: Lexicland: the semantic of the ring IV y el juego erótico primitivista Eggs.

Gran discurso III es sin duda un juego para analizar y disfrutar en la comodidad de tu biblioteca. Las gráficas son totalmente reales y la acción está garantizada. Nota: no incluye el manual sociocrítico.

18 de marzo de 2006

14 de marzo de 2006

Las entradas chiquitas

Me gustan los conciertos sin parafernalia ni griterío. Me gusta como entre murmullos de encuentro, sentados todos en el verde pasto, el viento conmueve los árboles y como el mismo viento silva sus canciones. Me gusta mirar hacia arriba y ver Guadalajara repleta de nubes. No me gustan los roles que van más allá de supuestos pretenciosos. Me gusta la curva donde estás a punto de ver el mar. Me gusta perder el aire y de vista la Catedral, en el paso a desvinel que está en Av. Hidalgo. Me gustan los saludos de dos besos. Encontrar a alguien inesperado y entablar una plática. Me gustan mucho las entradas chiquitas.

13 de marzo de 2006

Monógamo

It's you and me, monogomy
Just you and me, pornography.
Client

Hay una idea que ronda por mi mente. Suena conmigo últimamente. Me sigue por los mercados abiertos: las calles, los puentes, pasillos, en el camino que va a casa. Me azota y seduce de varias maneras, furtivo talento de animosas ojeras.

Anda conmigo, me comparte lo que reparte. Escota sus axiomas, cuasi níveos halagos sesudos, donde otros sólo ven aire, el fuego me ve. El tratado insiste en la coordinación ambulante, las manos arriba y los pies por delante...

En la exclusividad encontramos acertada la brisa que cubre velos. Sin danza ni lluvia mi aposento aloja, sus vastas virtudes haciendo ilera. Es el lazo que extigue miradas ajenas, los deseos caprichosos de húmeda niebla, sin alas de seda descubrimos raíces.

Monologamos haciendo pares.

8 de marzo de 2006

Sólo los pensamientos que surgen paseando tienen valor

Friedrich Nietzsche (El ocaso de los ídolos, 1888):
Flaubert dijo: On ne peut penser et écrire qu’assis [No se puede pensar y escribir más que sentado]. Pero yo digo: Sólo los pensamientos que surgen paseando tienen valor.
Así que, básicamente nada de esto vale tanto como nuestros paseos diurmos y nocturnos. Yo estoy de acuerdo.

2 de marzo de 2006

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top