Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

29 de septiembre de 2006

Paredón de los lugares comunes

Así como nos ves, también nosotros tenemos un perro, a veces un gato, que al abrir la puerta lame nuestras culpas o ronronea ilusiones que nos duermen en el sofá.

También así escuchamos a nuestros abuelos engalanados en su frac de Borges o Hamelin, mientras comen tunas o un pico de gallo. Así se queman las tortillas en la lumbre, persiguiendo puertas de autobuses o dejando los libros a medio leer.

Vemos transcurrir limosnas ciegas, viejas, increíbles, cansadas y cantantes. No somos artistas ni mucho menos. Nosotros también hemos superado las barreras infinitas que rodean la ciudad. A veces tristes, escencialistas, malplan, no chingues, saltando charcos: grillos urbanos.

Así como nos ves, sonreímos para la foto. ¡Salud a todos! Partimos el pastel. Regamos lágrimas con el final triste o gritamos buuuuuuu si el revelado sale mal.

Incluso tenemos poemas plagados de prejuicios, oportunidades de verdad. Así como nos ves te vemos, largo y amplio paredón de los lugares comunes, residencia de nuestras procuraciones.

28 de septiembre de 2006

Tengo tanto sentimiento

Fernando Pessoa

Tengo tanto sentimiento
que es frecuente persuadirme
de que soy sentimental,
mas reconozco, al medirme,
que todo esto es pensamiento
que yo no sentí al final.

Tenemos, quienes vivimos,
una vida que es vivida
y otra vida que es pensada,
y la única en que existimos
es la que está dividida
entre la cierta y la errada.

Mas a cuál de verdadera
o errada el nombre conviene
nadie lo sabrá explicar;
y vivimos de manera
que la vida que uno tiene
es la que él se ha de pensar.

25 de septiembre de 2006

20 de septiembre de 2006

El lenguaje y la gramática

El empleo del lenguaje al parecer va más allá de la práctica cotidiana y rutinaria que le damos normalmente.

El lenguaje como facultad biológica, en relación a Chomsky, es la capacidad innata del ser humano de adquirir una serie de códigos que sirven para abstraer ideas e incluso construirlas. La lengua es este “producto social de la facultad del lenguaje y un conjunto de convenciones necesarias adoptadas por el cuerpo social para permitir el ejercicio de esta facultad de los individuos” (Saussure, 1985: 23).

El habla sin embargo, está constituido por el conjunto de las actuaciones lingüísticas individuales en las que se actualizan esas convenciones que constituyen la lengua. Este concepto está estrechamente relacionado con el que refiere a competencia comunicativa de Noam Chomsky. Consiste en la capacidad que tiene el hablante de aplicar, en el contexto adecuado, el conocimiento aprendido de su lengua (la gramática), por lo que esta competencia será diferente en cada individuo de acuerdo de diversos factores como son: entorno social del hablante, escolaridad, interés lingüístico. etc., ya que el hablante puede conocer en gran parte la gramática española por ejemplo, pero en un contexto determinado puede omitir estas reglas (no del todo, sino que haga coherente su discurso) y comunicarse legiblemente.

Nos regimos pues en base a una serie de estructuras conformadas tiempo atrás que están en constante evolución y que nos permiten hasta cierto punto ser creadores (creativos) con el material verbal disponible en nuestro contexto, esto es que con las palabras ya conocidas podemos nombrar e intercalar diversos significados tangibles y lógicos para de este modo, “hacer juegos lingüísticos”.

A mi parecer el conocimiento natural de la reglas gramaticales que menciona Chomsky me parecer una aseveración muy aventurada y ciertamente hipotética ya que está fundamentada en un hecho común, el que una persona adquiera una lengua materna, además que para descubrir la veracidad de esta sentencia tendríamos que analizar la estructura fisiológica mental del lenguaje algo que es imposible en nuestros días: saber cómo funciona nuestro cerebro y si es verdad que desde que nacemos tenemos ese conocimiento insertado en nuestra masa encefálica.

Para terminar, la mejor posición hasta ahora es que el lenguaje es resultado de la práctica social como necesidad del ser humano para explicar y dar significado al mundo que lo rodea, a los objetos físicos, reales en primer lugar para después formular conceptos tan complejos como el mito o la fe en Dios

16 de septiembre de 2006

15 de septiembre de 2006

Un corazón prácticamente nuevo

Este chico dice si para mí las sonrisas fueran suficientes, si tan sólo reflejaran la pasión que ahora está a la deriva... Un corazón prácticamente nuevo. Dice la película que el problema no son los errores sino la forma de resolverlos. Este chico dice "me cuesta tanto trabajo". Es una cuestión de enfoque y perspectiva ¿sabes? El color rojo incluso se ha esfumado, este chico en su dilema.

Se cuestiona el porqué y quiere creer que ese cuestionamiento es símbolo de vida y voluntad para resolver las cosas. Pero ¡oh fortuna!, ya no sabe si culpar a la genética o a las añejas costumbres que entumen por el frío. Este chico se pregunta, ¿cómo le hacemos?.

Le gustan los verbos que significan transición, porque se imagina reflejado en ellos. Este chico dice es siempre ese pasito, el que lleva al cambio; porque después todo es dulce y cálido. Es como reventar un globo en la boca, el aire se expande y el espacio se reduce. Hasta que explota y se conjuga con todo el aire. Pero el ruido asusta a los sentidos. Se dice no hay victoria si no se vencen los miedos.

Este chico cree poder. Pian pianito. Son los pasitos los más largos. Parar, mirar, acercar, besar. El auditorio le pediría pasión, humanidad, vida y no la frialdad de cualquier técnico de la poesía. Se limitaría a contestar la primera conjugación está formada por todos los verbos cuyo infinitivo termina en -ar. Como amar y cantar. Y no como escribir o partir.

Este chico teje en palabras, lo que no come en el día. Mordidas.

6 de septiembre de 2006

Sun Pi-chen

Sun Pi-chen cruzaba el Río Largo* en barco, cuando de pronto estalló una feroz tormenta. El barco se movía hacia delante y hacia atrás, con gran riesgo, y el terror se propagó entre todos los pasajeros. En ese preciso momento se manifestó un espíritu en medio de las nubes. Avanzaba ornamentado con coraza dorada y hacía con una mano una extensa tira de papel, donde se podía leer, en trazos también dorados, tres caracteres: SUN PI CHEN.

Los pasajeros del barco, después de descifrar los caracteres, se acercaron a Sun Pi-chen con ademanes intimidatorios:

—¡Miserable!—, le gritaron—. ¡Has provocado la ira del Cielo! Lárgate de inmediato para que tu condena no nos perjudique también a nosotros!

No le permitieron emitir palabra alguna y lo subieron a un bote. Lo arrojaron al agua embravecida y lo compelieron a alejarse del barco con vociferaciones e insultos amenazantes.

Cuando Sun Pi-chen giró la cabeza para observar, el barco ya se había hundido.

*El río Yang-ze, como se le conoce en occidente.

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top