Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

29 de noviembre de 2006

¿El clavel te hace bonita o tú bonita al clavel?

Fue extraño escuchar parte de la letra de una canción de flamenco, que parece más un piropo, en la conferencia del Coloquio de la Cultura. Aunque fue refrescante, fue imprevisto. Mi perspectiva del flamenco es nula, desconocozco muchas cosas. Pero me gustaría aprender.

Escuché algunos nombres como Niña Pastori y Dorantes, entre otros. Voy a buscar. ¿A qué viene todo esto? A que esta semana Andalucía es la región del mundo invitada a la Feria Internacional del Libro en Guadalajara. Hoy fue el primer día que asistí y es emotivo volver a escuchar el acento español a cada rato.

Carne vegetal

Llamarle ramas o raíces
con profundo acento a
las curvas de nuestra vida

a la experiencia vegetal,
planta en el desierto
que abarca un mes de llanura,
sombra que da sustancia:
¿has de crecer con soltura?

del reflejo
las flores huyen,
querer ser sol,
es la inocencia del
charco.

Tomar una actitud botánica. Si Dios ha de existir no será en el aire o la montaña, en las praderas o en la pesadez de las nubes; la divinidad es planta pronunciada palabra, carne vegetal.

Entre ramas o raíces de acentuada sequía, se recoge cuando hace lluvia.

24 de noviembre de 2006

22 de noviembre de 2006

Al mal tiempo, buena cara...

Y si debo guardar silencio un tiempo, pues que así sea. Si debo aclarar ciertas situaciones, así sea. El mundo seguirá girando, tomaré los detalles buenos y malos, los volveré a disfrutar en recuerdos. Mis errores y los suyos, señor Almirante. Atentamente: el Comité de Autoayuda.

Quizá no encuentre respuestas en todos los sitios. No me conformaré con las pistas, pero tampoco puedo aspirar al saber último. Seguridad e incertidumbre son todas nuevas bajo el sol. Mi actitud reflejará el significado que le doy a tal experiencia vivida, no más complicaciones. Media sonrisa, llena de total alegría. Quiero caminar con serenidad. Y de esta manera pedirte disculpas si mi comportamiento dejó aire a mareas.

Un buen día las olas dejarán el mar, cansadas de ir y venir. Su comunicación con la sal habrá sido fructífera. Sólo la luna tendrá nostalgia de las que fueron sus hijas.

De esta manera tendremos buena memoria de ti: amada vigilante de la torre, la torre que construimos juntos y hemos de dejar atrás.

16 de noviembre de 2006

Mirar a los ojos

Pero dejar a un lado la presunción y sólo mirar a los ojos. Hacer a un lado la poesía y sólo mirar a los ojos. Recalcitrantemente adverbiado, sólo quiero mirar tus ojos.

Bajar el volumen de lo voluble e inviable. Descender por el iris hasta la retina, en donde una choza de paja construida entre miradas ausentes de ojos nos esperan.

Y entonces, aguardar a que cierre la choza su puerta a la vista, colibrí de parpadeos, aprobatoria del ciego. Última condicional bronceada de espacio blanco que flota como caricia esperada entre los cuerpos. Inevitable y dolorosa presunción poética.

12 de noviembre de 2006

Simposio de las emociones

Aprecio los intercambios generosos, mientras que disgusto de las representaciones teóricas sobre las posibilidades momentáneas. Difiero, sin embargo aprendo. Incluir a las emociones como materia carnal de nuestros sentimientos. El simposio de las emociones comienza:

Día I
Nostalgia. La geografía hará más profundos los ojos y sus horizontes. Angélica que se marcha y una estela que dejará en su camino. Es un mapa para encontrar a los amigos. Nota: Aprender de Hansel y Gretel.

Día II
Nervios. Coferencias y exposiciones académicas en la facultad. Participación activa en el proceso de aprendizaje. Sentarse y argumentar lo sucedido al andar. Nota: Escuchar a los oídos.

Día III
Enamoramiento. Caminar con flores en la mano por toda avenida Vallarta es andar en círculo, espectáculo para transeúntes insatisfechos. Día holgado en entrevistas a nuestros corazones risueños. Transmisión en vivo. Anota...

6 de noviembre de 2006

Song

by Allen Ginsberg.

The weight of the world
is love.
Under the burden
of solitude,
under the burden
of dissatisfaction

the weight,
the weight we carry
is love.

Who can deny?
In dreams
it touches
the body,
in thought
constructs
a miracle,
in imagination
anguishes
till born
in human--
looks out of the heart
burning with purity--
for the burden of life
is love,

but we carry the weight
wearily,
and so must rest
in the arms of love
at last,
must rest in the arms
of love.

No rest
without love,
no sleep
without dreams
of love--
be mad or chill
obsessed with angels
or machines,
the final wish
is love
--cannot be bitter,
cannot deny,
cannot withhold
if denied:

the weight is too heavy

--must give
for no return
as thought
is given
in solitude
in all the excellence
of its excess.

The warm bodies
shine together
in the darkness,
the hand moves
to the center
of the flesh,
the skin trembles
in happiness
and the soul comes
joyful to the eye--

yes, yes,
that's what
I wanted,
I always wanted,
I always wanted,
to return
to the body
where I was born.

3 de noviembre de 2006

Piropos: ¿qué comen los pajaritos?

El tema "de la vista nace el amor" (sarcasmo) parece que ha iniciado el diálogo ya. Creo que es conveniente publicar las opiniones dejadas en los comentarios, para que la charla tome curso.

"Hey Pablo, yo creo que estas totalmente correcto en esto. Cuando uno o más hombres (a veces andan en manadas) empiezan a hacer comentarios ofensivos o a veces hasta hacercarse y querer tocarte, una no puede evitar sentirse atacada, herida e insegura de caminar por la calle. He tenido amigas que han sido 'manoseadas' por no razon mientras caminaban hacia su casa. No solo te degradan como persona a un simple objecto pero te bajan la moral y te dejan ´´traumatizada de por vida, conciente o inconcientemente, a que simpre tienes que estarte cuidando o alguien puede intentar dañarte en cualquier lugar y hora.

Otra cosa importante a mencionar es que a veces no solo son los 'otros' -hombres ajenos a ti-, quienes practican estas miradas predadoras a cualquier par de piernas que pasen por la calle, me ha pasado que voy con mis amigos o hasta con mi pareja y no pueden contenerse a fumigar con la mirada a las muchachas que pasen enfrente tuyo, como crees que esto nos hace sentir? No por que demandemos completa atencion absolutamente todo el tiempo que compartimos con alguien del sexo opuesto, pero es como si fueran adictos a hacerlo, y no hay manera de contenerse, no bajo ninguna situacion.

Asi que como tú dices, ojala los hombres que hacen esto, pudieran tomar la iniciativa de ser mas respetuosos para con las mujeres a su alrededor y refrenarse de estas practicas tan desagradables."
Miriam | 10.31.06 - 10:35 am


"Te comento que leí tu post y me gustó, está muy bien escrito y el tema da para todo un ensayo … jejeje.
Pero debo decirte que difiero. El respeto entre seres humanos no pasa por miradas o frases obscenas que te digan por la calle. La razón para que ocurran estas situaciones (que sí, son incómodas y en lo personal a mí me ha pasado) proviene de algo más profundo, pues las miradas no son una causa en sí, sino son un síntoma, un efecto de la forma en que se conciben las relaciones hombre – mujer en esta sociedad tan afecta a las distinciones de género. A qué me refiero con esto: “no te trato como ser humano que eres, no, primero veo si eres hombre mujer o quimera, y a partir de eso, de tu sexo, veo como dirigirme a ti”.

Para mi desde el vamos eso es un una forma limitadísima de ver a los individuos y que te encasilla en estereotipos inútiles que esterilizan las relaciones y las sexualizan en exceso. Y como estamos en una cultura de la represión (ah no como, sexo, pensar o hablar de sexo, como es posible?) ahí tenemos una válvula de escape excelente para todo lo que está reprimido y no se puede soltar. Qué mejor que el anonimato, el ser un transeúnte gritándole alguna vulgaridad a una desconocida, y claro, como tú dices, que los demás machos de la manada vitoreen la valentía de este sujeto capaz de … hacer una alusión sexual! Guau que fuerte. Dijo nalga, dijo culo, dijo sexo. Que fuerte. Es una sociedad muy infantil la que genera este tipo de actitudes. Eso es lo que hay que analizar.

A mí en lo personal me parece que voltear la cabeza no es algo tan fuerte. No me molesta en absoluto y hasta me da risa. Sí me molestarían miradas insistentes de extraños, y creo que me metería a una tienda o iría a un lugar donde me sintiera segura. Si las recibiera de amigos, como dice Miriam, jajaja pues les aplicaría la misma, me los comería con la mirada, a ver qué se siente. Y lo que sí me molestó y mucho, creo que nunca grité tantas groserías en mi vida en una calle, fue una vez que un idiota en bicicleta pasó y me dio una nalgada. Dios como le grité hasta de lo que se iba a morir a ese infeliz. Pero por suerte no pasó de nuevo y ahora me cuido mucho de los ciclistas.
Noelle | Homepage | 10.31.06 - 1:07 pm


"1° creo que no hay nada de malo en mirar, a mí me gusta ver hombres guapos cuando pasan, o aunque no estén guapos me gusta ver ciertas personas -a veces también mujeres- que tienen algo que los distingue: su belleza, su forma de vestir, su forma de comportarse, es una primera manera de conocer al otro.

2° cuando pasa de miradas ahí el asunto cambia, yo he golpeado hombres que me tocan -aunque me da pena reconocer- y los he puesto en evidencia... no sé si hago bien o mal pero cuando me ha pasado la verdad es que acumulo mucho coraje contra ellos, quisiera correr detrás de ellos y golpearlos mucho o enseñarles que eso no se hace... sí soy muy violenta pero es difícil reaccionar contra eso ¿qué dices Jesús, la otra mejilla?...

3° sobre las relaciones personales se puede decir mucho... en nuestra cultura muchas personas crean relaciones dependientes o de mero intercambio... yo hago esto por ti y espero lo mismo a cambio y ay de ti que no me lo des... y dónde quedó el amar... el dar por ver feliz al otro, el verse realizado en la realización del otro, el dejar de pensar siempre en uno mismo??? en las relaciones que conozco veo poco amor. Veo mucho compromiso, mucha convivencia, mucho agrado, muchas pláticas, muchos besos, muchas salidas, muchos pleitos, mucha posesividad, muchos celos, mucha inseguridad, mucha lucha (jeje) de poder, mucho qué dirán... y muchísisisissimas convenciones !qué horror, no se besan en la boca todo el tiempo!"
airal | 10.31.06 - 3:41 pm


"Je, lo más chistoso del asunto es que muchos de estos hombres realmente creen que las mujeres se sienten halagadas con sus frases obscenas, creen que a una la hacen sentir bella, caray, se les olvida que las cosas se toman de quién viene..."
verito | Homepage | 11.02.06 - 3:54 pm


"Es parte de la idiosincracia (uy...), y va muy entonado con lo del albur. O sea que una mirada crea un albur, un desdoblamiento jacarandoso del "yo" mexicano.

Muy cierto lo de tomar las cosas de quien viene. Además, un grito, una entonación, una mirada furtiva y tenaz, o una caricia malograda, no debieran significar nada más (visto muy poéticamente) un único intento -urbanístico y casual- a aspirar "la" totalidad de alguien.

No que lo haga. El quedarse extático contemplando belleza (o algún rasgo, gesto o quehacer corporal) implica grado de machismo y demostrar algo ante algún tipo de manada?

Y lo de Baudelaire y su poema "A una que pasa"? No contaban con su astucia."
Anonymous | 11.03.06 - 3:31 am


"A mi parecer, si fuera parte de la idiosincracia del mexicano, afectaría tanto a hombres como a mujeres.

Estoy seguro que tanto hombre y mujeres si ven a una persona atractiva por la calle, su presencia les alegrará la vista e incluso puede que la busquen con la mirada, pero en un 95% de las ocasiones las mujeres no van más allá de esto. Toma a un grupo de féminas un jueves a las 2:00 de la tarde, han salido de trabajar, están en el camión y si ven un chico guapo su reacción no sería la misma que la de un grupo de hombres, por ejemplo.

¿Hay algún poema que se titule "A uno que pasa"? Creo que la intención poética es muy distinta a la sexual, que es muy común apreciarse casi diario."
Pablo | Homepage | 11.03.06 - 10:10 am

....¿Hay tema para rato?

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top