Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

26 de diciembre de 2006

Ser tráfico

Lo que quería escribir hoy era una ficción sobre la gente de Guadalajara. Sobre una hipotética reacción respecto al aumento del precio del transporte urbano a $4.50. La idea surgió porque hoy vi una escena en el camión que bien pudo haberse repetido en el transcurso de este día en otros camiones:

Primer acto
Una señora no quiere pagar la nueva tarifa. Su esposo tampoco, lo cual es ya algo peligroso para el abnegado chofer.
Segundo acto
Uno y otro comienzan a discutir. Hasta este momento el público dentro del camión todavía no grita: "¡ya vámonos!". Eso pasa cuando comienzan a hablarse con cariño, afecto y respeto.
Tercer acto
El chofer invita al pasajero a dialogar el asunto con más calma y comodidad fuera del camión. Al final, las cosas no pasan a mayores, al menos la indignación no se muestra ya físicamente.

El caso es que se me ocurrieron planes alternativos contra la impotencia de mucha gente por este repentido aumento. Para otra gente dan igual cincuenta centavos más, pero también esto está dirigido para ellos. Si suben el precio del camión, tren, trolebús y demás transportes, que sea coherente el aumento del salario mínimo también. ¿Qué no?

¡SOLUCIONES!:

-En la medida de lo posible: caminar.

-Use la bicicleta de una buena vez, que igual matamos dos pájaros de un tiro y México baja del nada honroso ranking de los primeros lugares de obesos en el mundo.

-Si usted utiliza coche y conoce de vecinos que por las mañanas van hacia los mismos rumbos... ¡qué le cuesta darles un aventón! (se lo agradecerán en su cumpleaños, Navidad y otras fechas sensibilizantes).

-Taxistas: hoy es tiempo de actuar y aprovechar la situación (si es que los convence el aspecto monetario...). En vez de andar vagando sin pasaje de un lado pa' otro, pueden establecer rutas económicas alternas.

-Si es inevitable el uso del camión dígale al chofer "Nomás traigo cuatro pesos". Lo más probable es que el chofer no lo deje subir, pero no desista. Si todos tomamos esta actitud muy pronto los camiones se verán vacíos y los choferes pensarán "Pos ya mejor cuatro pesos que nada...". Y muy pronto el precio volverá a bajar...

-Recuerde la culpa no es suya, ni del chofer, ni de los demás pasajeros. Recuerde que en el pasado todas las movilizaciones civiles para impedir cambios (de precio, de horario de verano, de gobernantes, de injusticias y de porciones) fueron bien escuchadas. Confíe. Alguien le hará saber la buena noticia.

-Y si nada le convence: sea cómplice. Igual es más fácil y también hay un club. Ser tráfico.

20 de diciembre de 2006

No quiero convencer a nadie de nada

Jaime Sabines

No quiero convencer a nadie de nada. Tratar de convencer a otra persona es indecoroso, es atentar contra su libertad de pensar o creer o de hacer lo que le dé la gana. Yo quiero sólo enseñar, dar a conocer, mostrar, no demostrar. Que cada uno llegue a la verdad por sus propios pasos, y que nadie le llame equivocado o limitado. (¡Quién es quién para decir "esto es así", si la historia de la humanidad no es más que una historia de contradicciones y de tanteos y de búsquedas?)

Si a alguien he de convencer algún día, ese alguien ha de ser yo mismo. Convencerme de que no vale la pena llorar, ni afligirse, ni pensar en la muerte. "La vejez, la enfermedad y la muerte", de Buda, no son más que la muerte, y la muerte es inevitable. Tan inevitable como el nacimiento.

Lo bueno es vivir del mejor modo posible. Peleando, lastimando, acariciando, soñando. (¡Pero siempre se vive del mejor modo posible!)

Mientras yo no pueda respirar bajo el agua, o volar (pero de verdad volar, yo solo, con mis brazos), tendrá que gustarme caminar sobre la tierra, y ser hombre, no pez ni ave.

No tengo ningún deseo que me digan que la luna es diferente a mis sueños.

17 de diciembre de 2006

Mensaje oculto en el reloj

Hasta el día de hoy me doy cuenta que el reloj de mi casa tiene una leyenda escrita dentro del círculo de los números. Dice lo siguiente:
Open eyes. You can see dreams come to you every night. Open skies. Now you will listen to the melody that plays on deep inside your mind.

Pero también se olvidan de que el material de los sueños está hecho con la realidad. Soñamos lo que vemos. Incluso algunos entes particulares, prefieren la vigilia.

14 de diciembre de 2006

Sacando una muela

Hay algunos trucos para que no duela. Algunos dentistas que se ponen a hablar contigo sobre el fútbol, sobre las chavas o sobre cualquier otro tema de actualidad que desvíe tu atención. Algunas veces funciona, otras no, depende de la ingenuidad del paciente.

El dentista debe tener experiencia en estos asuntos. Si no logra que el carcomido enclenque de la muela picoteada se tranquilice, la operación puede complicarse. La radio, la tele prendida, todo vale para distraer al descuidado de la higiene bucal.

Así me siento ahora. Cuando debo prevenir y poner mi atención en la operación y aceptar el dolor, quizá la asistente ha prendido el televisor y la radio, han encedido todas las charlas. La atención estoica tambalea, estoy a punto de caer tendido ante el alivio distractor, canal de estrellas.

Aguanta, aguanta...

11 de diciembre de 2006

La forma de querer tú

Pedro Salinas

La forma de querer tú
es dejarme que te quiera.
El sí con que te me rinde
es el silencio. Tus besos
son ofrecerme los labios
para que los bese yo.
Jamás palabras, abrazos,
me dirán que tú existías,
que me quisiste: jamás.
Me lo dicen hojas blancas,
mapas, augurios, teléfonos;
tú, no.
Y estoy abrazado a ti
sin preguntarte, de miedo
a que no sea verdad
que tú vives y me quieres.
Y estoy abrazado a ti
sin mirar y sin tocarte.
No vaya a ser que descubra
con preguntas, con caricias,
esa soledad inmensa
de quererte sólo yo.

-----


The form of your loving

The form of your loving
is to let me love you.
The yes with which you yield to me
is silence. Your kisses
are an offering of lips
so I can kiss them.
Never words or arms
will tell me you existed,
loved me: never.
Blank pages tell me,
maps, auguries, telephones;
not you.
I hold you
not asking you, out of fear
it may be untrue
that you live and want me.
I hold you
without looking and touching you.
Fearing to reveal
with questions or caressing
the immense solitude
of me alone wanting you.

9 de diciembre de 2006

No seas tan sobrio, ¿sobres?

A ver, pues cuenta un chiste. Tendría que ir a google y tener la suerte de encontrar uno que me haga reír. Pon el chiste del día y ya, para que te vayas a dormir mijo:

- El amor eterno dura aproximadamente 3 meses.
- No te metas en el mundo de las drogas, ya somos muchos y hay muy poca.
- Todo tiempo pasado, fue anterior.
- Tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria.
- El que nace pobre y feo, tiene grandes posibilidades de que al crecer, se le desarrollen ambas condiciones.
- Los honestos son inadaptados sociales.
- El que quiera celeste, que mezcle azul y blanco.
- La esclavitud no se abolió, se cambió a 8 hrs. diarias.
- Si la montaña viene hacia ti, ¡corre!, es un derrumbe.
- Lo importante no es ganar, sino hacer perder al otro.
- No soy un completo inútil, por lo menos sirvo de mal ejemplo.
- La droga te Buelbve bvrrutto.
- Si no eres parte de la solución, eres parte del problema.
- Errar es humano, pero echarle la culpa a otro, es más humano todavía.
- El que nace pa' tamal, nunca ta' bien.
- Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe.
- Yo no sufro de locura, la disfruto a cada minuto.
- Es bueno dejar el trago, lo malo es no acordarse donde.
- El dinero no hace la felicidad, la compra hecha.
- Una mujer me arrastró a la bebida, y nunca tuve la cortesía de darle las gracias.
- La inteligencia me persigue, pero yo soy más rápido.
- Huye de las tentaciones, despacio, para que puedan alcanzarte.
- La verdad absoluta no existe, y esto es absolutamente cierto.
- Hay un mundo mejor, pero es carísimo.
- Ningún tonto se queja de serlo, no les debe ir tan mal.
- La mujer que no tiene suerte con los hombres, no sabe la suerte que tiene.
- No hay mujer fea, sólo belleza rara.
- La pereza es la madre de todos los vicios, y como madre, hay que respetarla.
- En cada madre hay una suegra en potencia.
- Lo importante es el dinero, la salud va y viene.
- Trabajar nunca mató a nadie, pero, ¿para qué arriesgarse?
- No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella.
- Felices los que nada esperan, porque nunca serán defraudados.
- El alcohol mata lentamente, no importa, no tengo prisa.
- La confusión está clarísima.
- Mátate estudiando, y serás un cadáver culto.
- Lo triste no es ir al cementerio, sino quedarse.
- ¿Para qué tomar y manejar, si puedes fumar y volar?
- Dios mío, dame paciencia, pero damela, ¡YA!
- De cada diez personas que miran televisión, cinco son la mitad.
 
Cuánta seriedad...

6 de diciembre de 2006

Filosofía del movimiento humano

¿Puede afectarnos una nota musical sin que exista en nosotros algo que le corresponda? O, dicho de otro modo: ¿podremos captar una impresión en nuestro cerebro si éste no posee ya la capacidad de recibirla?

La voluntad libre tampoco es, a su vez, mucho más que una abstracción, y significa la capacidad de actuar conscientemente, mientras que, bajo el concepto de fatum, entendemos el principio que nos dirige al actuar inconscientemente. El actuar en sí y para sí conlleva siempre una actividad del alma, una dirección de la voluntad que nosotros mismos no tenemos por qué tener ante nuestros ojos como un objeto. En el actuar consciente podemos dejarnos llevar tanto más por impresiones que en el actuar inconsciente, pero también tanto menos. Ante una acción favorable suele decirse: «me ha salido por casualidad». Lo cual no necesita en absoluto ser verdadero. La actividad psíquica prosigue su marcha siempre con la misma intensa actividad, aun cuando nosotros no la contemplamos con nuestros ojos espirituales.

Es como si, cerrando los ojos a la luz del sol, opinásemos que el astro ya no sigue brillando. Sin embargo, no cesan ni su luz vivificante ni su calor, que continúan ejerciendo sus efectos sobre nosotros, aunque no los percibamos con el sentido de la vista.

Libertad de la voluntad y fatum.
Friedrich Nietzsche.
Nota:
Fatum: 1. Decisión irrevocable de un Dios. 2. Destino.

2 de diciembre de 2006

Terapeutas

Reunidas todas las emociones quieren
ser terapeutas de finales vueltos,
pero la vocación al no ser sincera
cuatrapea los cabellos, deshace camas,
llora la virtud berrinches como
enferma de nostalgia.

Exageran cómicos que montan una tragedia,
olvidan las líneas y se carcajean
cuando el padre saca el ojeroso tono fruncido.
¡Mala flor de-función! Viene el doctor
a lidiar con los falsos curadores...

Sin tomar signos vitales de esos que
ocultados a la auscultación,
sonajean cal y madera que circulan
sangre y células y latidos del corazón;
estornuda el doctor
cerebros, piezas
manos, heladas
espadas.

No hay tal enfermedad tantas veces,
no hay tantos sobres para cartas,
con un pliego de prescripciones asaltan
y vuelven a saltar las tercas emociones
uno o dos
recuerdos de pechos congestionados
que viran la espalda ofreciendo
emociones locas de personalidad
latente de correr
soñando en canciones
revueltas, usurpando los
confines de una rabia
que cree poder
enmendar su dolencia
y afección por
las lunas
vistas
junto
a ti.

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top