Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (30) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (13) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (83) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

16 de mayo de 2008

Conflicto serio

Qué poco me interesa tu diario cuando se vuelve descriptivo. Informativo. Periodístico. Hace rutina, hace frío, hace décadas que aburre. ¡Mejor busca! Escarba. La superficie es inocua. Irremediablemente sin conflicto, no hay drama. Y expresar que en este mundo no hay tal cosa, es confortarse, conformarse, consagrarse a la trivialidad. Si no vas a decir nada que valga la pena, mejor quédate callado. Sé exigente con tus ideas, contigo mismo. Al mismo tiempo que eres flexible con los demás.

Porque, digo, ¡es un diario, un cuaderno íntimo! Diálogo. Es la necesidad de plasmar y registrar esencia. Al mismo tiempo es un blog abierto al mundo. Hilo conductor, engranaje personal. Puente que une mi ventana con otras tantas ventanas contempóraneas. Volutas ideas de humo que envío al más allá, dentro de la realidad. La utopía tiene voces. Pero si sólo vas a repetir el mismo y monótono eco que salpica los coches, a ser cómplice de oficinas, de las rutas de camión, de las aceras y los desayunos de café para poner al tanto a las amigas, no entres más en este andamiaje de sueños. No contamines con tal pesimismo el optimismo del mundo onírico. Además, ¿quién dijo que el mundo de los sueños es autocomplaciente? ¡Si has de ponerte las más altas metas, es porque has de conocer los más bajos defectos! ¿No estamos pues, en este mundo para corregirlos? ¿Para aumentar y alcanzar los resortes primogenios, los que no nos pertenecen, los que muy dentro de nosotros nos comunican la belleza -qué fácil es- al verla, la esperanza, el ideal que te lleva más allá de la inmediata sonrisa inmediata?

El conflicto es un ir y venir. Es resplandecer. Es guardar silencio. Callar al absurdismo. Encerrar al nihilismo en una jaula. Desechar por todos los medios a los espectadores que gozan de la violencia, de la ineficiencia, de la ineptitud, de la cobardía del cuerpo. El alma ha de impedirlos, ¡pero los escucha para sanearlos! ¿Qué no lo sientes? Luego grita aterrorizada cada vez que caen. Y aún así, después de tanto error, de tanta clara y esplendorsa combustión del espíritu, de la bofetada infame al hermano, del agravio a todo eucalipto, luego de todas las sinrazones a los oráculos del horizonte, humilde, pone su más sólido peldaño en la piel de la actitud, la instancia de la letra. Asumen sus relaciones con amor. Antídoto de todo lo sufrible. Validación de la existencia. Adorando con paciencia, cada milímetro de tu conflicto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top