Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (30) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (13) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (83) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

26 de enero de 2009

Happy-go-lucky

    Un pesimista es un optimista con experiencia.
    François Truffaut

Ayer vi la película inglesa Happy-go-lucky del director Mike Leigh. Es una de esas películas que te ponen a reflexionar y en el mejor de los casos, a analizar no sólo el contenido de la película, sino de otras cuestiones de la vida.

¿Qué es la Felicidad?

Ésta es la pregunta que ronda a lo largo de la película. La premisa del director. Poppy es una profesora de kinder que tiene una actitud exhurantemente amable hacia los placeres y pormenores de la vida. Una sonrisa como respuesta a los problemas. En el trayecto de la película vemos cómo esos problemas varían, desde los problemas cotidianos, hasta los conflictos más antiguos en el hombre.

Creo que la interpretación de la actriz Sally Hawkins es impecable, así como la dirección de la película son sobresalientes. Merece la pena verla.

Una sonrisa en medio del caos

El filósofo alemán Leibniz y el filósofo francés Voltaire, ya habían debatido sobre el optimismo. En el relato Cándido, o el optimismo, Voltaire satiriza la filosofía de Leibniz que dice «todo sucede para bien en éste, el mejor de los mundos posibles», y por el contrario muestra los horrores del mundo en el siglo XVIII.

La tesis de Voltaire es: Il faut cultiver notre jardin [Hay que cultivar nuestro jardín]. Con esto quiere decir que el mundo nunca cambiará y que es imposible cambiarlo, pero que si nos preocupamos por lo que nos rodea, podemos hacer por lo menos nuestra vida más prospera.

Lo que me gusta más de la película es la maduración del optimismo del personaje. ¿Qué es la maduración del optimismo? ¿Convertirse en pesimismo? No necesariamente, pero sí en otro estado de consciencia sobre la vida. A partir de la película pienso que hay grados en los que una sonrisa puede cambiar una atmósfera conflictiva, puede neutralizar un malentendido; sin embargo, cuando los problemas son más complejos no basta con tal disposición optimista hacia la vida, parece, de acuerdo a mi interpretación de la película. María Teresa de Calcuta dijo La paz comienza con una sonrisa, la pregunta es, ¿qué sigue después?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top