Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (30) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (16) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (13) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (83) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

4 de septiembre de 2009

De la angustia (o de Bataille)

¿No se asombraron ustedes, en las estelas áticas,
de la prudencia de los gestos humanos?
Rainer Maria Rilke

Tocar el tema de la angustia así tan secamente no es cosa fácil. Después de leer el blog de Noelle me puse a reflexionar un poco más sobre esto. Yo llego aquí con sentencias que he ido elaborando, pero que no voy a argumentar por el momento. En un principio, creo que meditar profundamente sobre la angustia es ya una enfermedad en sí. Y por favor, que se note que subrayo la palabra profundamente. No obstante, hay que conocerla. Deliberarla. Pero no quiero sonar profesor, si en estas cosas soy un simple novato. No en la angustia, sino en el acto de escribir sobre ella.

En el siglo XX y el comienzo de XXI no se ha parado de pintar, filmar, cantar, esculpir o ensayar sobre ella. Pero, ¿podemos considerar la angustia como un mal? ¿Todas estas obras con finales terribles pueden construir algún bien? La victoria de la angustia a mi parecer, sería llegar a una conclusión.

Desde el ascendente impulso de la Ciencia en el XVII, la angustia ha repuntado también en todas las esferas humanas. La luz que la verdad científica expandía de manera colosal, iluminando rincones del espíritu humano hastante entonces nunca vistos. La realidad fue -nuevamente- vista desde otra perspectiva. Una perspectiva que se volvió unilateral, al igual que su predecesora: la Edad Media. Sin embargo, con mecanismos muy distintos para encontrar la verdad. Nuestra civilización ha progresado de tal modo que se nos presentan las bondandes del presente a nuestro alcance, aparentemente.


Sin duda pienso que vivimos en la mejor época que la Humanidad haya experimentado hasta hoy. Por favor léase como un comentario pesimista. Y además, como un ejemplo perfecto para analizar la angustia. Si ya superamos la esclavitud institucional, la Santa Inquisición, la intolerancia, la pobreza, el sexismo, los homicidios, el imperialismo... pero, si estos males no han terminado realmente... ¿En dónde estamos parados?

¿Cómo mantener el corazón abierto, joven, amoroso, sin caer en la ingenuidad o la ceguera? ¿De qué manera nuestras vidas pueden poner alto a males generalizados? ¿Cómo? Conociendo el mal a través de la literatura y saber hacerle frente al abismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top