Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

28 de septiembre de 2009

Emparentando con Jung

Dice Jung que en el inconsciente cargamos con arquetipos del sexo opuesto. El ánima en el caso de los hombres. No me quiero meter en aspectos de la diversidad sexual porque entonces ya no sabría muy bien cómo explicar esta teoría. Bueno, digamos que dentro de nuestro incosciente cargamos con un arquetipo de la mujer presente en nuestras fantasías.

Por un lado, las explicaciones sicológicas de la realidad siempre me han parecido meras guías, símbolos al igual que muchos otras teorías de orientación científica. Bueno, quiero decir que la vida es y será siempre fresca y cuando un aparato crítico, un método y en el peor de los casos un esquema la define, entonces ya no es vida sino verborrea paralítica. Sin embargo, cuando las palabras nos señalan una dirección que sentimos con nuestro ser mismo, entonces tenemos una orientación no vana. Es la angustia de la letra, el hecho de que utilice el mismo medio para comunicar algo. Tengo al derecho al menos de estar de acuerdo con esto o de no estarlo. Incluso yo, cuando lo vuelva a leer.

Por eso llamaré a esto comentarios. Comentarios sobre una teoría de Jung. Si acepto temporalmente lo que dice Jung, entonces me permitiré hacer las siguientes reflexiones:

Si en nuestros genes, existe tal cosa como un espacio para la memoria histórica donde podemos albergar arquetipos humanos, entonces cabría analizar hasta qué punto podemos confiar en ellos mismos. ¿Cómo saberlo? A través de la experiencia. Aunque por un lado nos situamos en un lado ambiguo.

Podríamos creer que ya todo está determinado en el momento mismo de nuestra concepción. Nuestro futuro status social, posición económica, grado de moralidad, adquisición de cualidades, defectos, miedos y fobias por herencia. Pero yo creo que decidir por esto es conformarse con un reactivo en la hoja de respuestas. Admitamos que nacemos bajo un contexto muy claro y que ante cada circunstancia que nos presenta la vida, barajamos una mínima cantidad de posibilidades. Una mente determinista, consciente o inconscientemente actuará conforme a su natural forma de ser. Ha ensayado tanto su vida que ha optado por la respuesta que todos ven como lógica. Aún así, hay siempre un margen de reactivos por el cual decidirse. Y aquí empieza lo más interesante. Quizás los reactivos no son tan poquitos.

La angustia nace quizá ante las enormes posibilidades que tenemos todos los días. La angustia nace ante el sometimiento del ser a una máscara que se proyecta por encima de las otras formas del ser. Quizás a veces no es angustia, a veces será comodidad y otras veces será una correcta forma de proceder. ¿Depende de la situación no? Bueno, podría hacer ahora mismo toda una teoría que seguramente alguien ya explicó anteriormente y mucho mejor que yo. Lo que quiero es contextualizar lo que estoy a punto de decir. Definitivamente no podré resolver ningún hilo negro después de haber escrito este post, pero sí me sentiré mejor respecto a algo.

La verdad es que yo nada más estaba pensando en que si lo que queda de las mujeres que he amado en mí, podrá mezclarse en una sola sustancia llamada mujer real que combate eternamente con la mujer ideal, la que estaba antes que ellas. Pero aún más, ¿cómo saber si esa mujer ideal no es en realidad una creación a partir de las mujeres que conocí desde mi nacimiento hasta mi adolescencia y/o juventud? Porque en ese caso, esa mujer ideal estaría también conformada por las mujeres reales que he amado. O de las que he tenido contacto profundo, quizás no en un sentido romántico. ¿Pero hasta que punto lo ideal es real? Platón dice que lo ideal no existe sin lo real, pero existe ante. No sé, pero en definitiva y de forma categórica puedo afirmar, que lo que más me gusta cuando amo es que doy todo. Y que de dar todo se aprende para cada vez dar mejor. Tampoco puedo decir que esto se pueda repetir muchas veces en la vida porque amar de esta manera también duele, pero mientras se ama la vida, también se aprende a vivir mejor. ¿Cómo hacer que un ser de carne y hueso empate con un ideal? No somos hijos de dioses, somos humanos. Y eso mis amigos, me hace compasivo y al mismo tiempo responsable. O me hizo. Arrieros somos y en camino andamos. Me hace querer ser mejor persona. Hay ideas que en el transcurso de los años he desechado, otras que he aprendido y algunas cuantas han perdurado, madurado o me han hecho llorar.

Lo que creo pues, es que esta mujer que quiero, que amo, que espero, sepa también saber amar.

26 de septiembre de 2009

El idealismo salvó al mundo

Hubo un momento en la historia de la humanidad en que la existencia del hombre llegó a ser concebida con tal escepticismo y tal relativismo (Protágoras), que un filósofo de la talla de Platón haría fuertes críticas contra este tipo de pensamiento. ¿Cómo lo manifestó? A través del idealismo.

El término 'idealismo' es bastante común para referirse a las ideas platónicas y neoplatónicas. Sin embargo, desde la perspectiva de la teoría de los universales , los filósofos de inspiración platónica son en rigor, 'realistas' por tanto las ideas poseen una existencia 'real'.

Platón uso el término 'idea' para designar la forma de una realidad 'eterna' e 'inmutable'. Y en este sentido, la idea es el 'espectáculo' ideal de una cosa. Así, concebirá con frecuencia que las ideas son modelos de las cosas o también las cosas mismas en su estado de perfección. Por ello la idea no puede aprehenderse sensiblemente sino que su visibilidad depende de la mirada interior. En consecuencia, Platón irá reduciendo las ideas a objetos matemáticos y a ciertas cualidades como la bondad y la belleza. Más tarde, Aristóteles negará que las ideas puedieran tener una existencia independiente de la realidad sensible.

De este modo, Aristóteles viene a poner el contrapeso para nivelar lo que él pensaba una desmedida confianza por parte de Platón en la metafísica, o el mundo de las ideas. Lo que me sorprende es que muchas teorías filosóficas son creadas en un momento histórico particular necesario. Digo, cuando Tales de Mileto comenzó a razonar y dejar de explicar el mundo a través de los mitos era porque posiblemente, desde mi perspectiva, en ese momento histórico los mitos no eran suficientes para explicar la realidad. Y así continúa el pensamiento del hombre sin llegar a una conclusión que explique la realidad de manera contundente, como si el relativismo y el racionalismo absoluto constantemente se tocaran formando tramas, recabando cicatrices y remedios.

Pues yo diría que me gusta el idealismo que se sienta a pensar, que habla con la mente pero que escucha con el corazón. Para entender el mundo, para vivirlo... y aún así, a veces...

4 de septiembre de 2009

De la angustia (o de Bataille)

¿No se asombraron ustedes, en las estelas áticas,
de la prudencia de los gestos humanos?
Rainer Maria Rilke

Tocar el tema de la angustia así tan secamente no es cosa fácil. Después de leer el blog de Noelle me puse a reflexionar un poco más sobre esto. Yo llego aquí con sentencias que he ido elaborando, pero que no voy a argumentar por el momento. En un principio, creo que meditar profundamente sobre la angustia es ya una enfermedad en sí. Y por favor, que se note que subrayo la palabra profundamente. No obstante, hay que conocerla. Deliberarla. Pero no quiero sonar profesor, si en estas cosas soy un simple novato. No en la angustia, sino en el acto de escribir sobre ella.

En el siglo XX y el comienzo de XXI no se ha parado de pintar, filmar, cantar, esculpir o ensayar sobre ella. Pero, ¿podemos considerar la angustia como un mal? ¿Todas estas obras con finales terribles pueden construir algún bien? La victoria de la angustia a mi parecer, sería llegar a una conclusión.

Desde el ascendente impulso de la Ciencia en el XVII, la angustia ha repuntado también en todas las esferas humanas. La luz que la verdad científica expandía de manera colosal, iluminando rincones del espíritu humano hastante entonces nunca vistos. La realidad fue -nuevamente- vista desde otra perspectiva. Una perspectiva que se volvió unilateral, al igual que su predecesora: la Edad Media. Sin embargo, con mecanismos muy distintos para encontrar la verdad. Nuestra civilización ha progresado de tal modo que se nos presentan las bondandes del presente a nuestro alcance, aparentemente.


Sin duda pienso que vivimos en la mejor época que la Humanidad haya experimentado hasta hoy. Por favor léase como un comentario pesimista. Y además, como un ejemplo perfecto para analizar la angustia. Si ya superamos la esclavitud institucional, la Santa Inquisición, la intolerancia, la pobreza, el sexismo, los homicidios, el imperialismo... pero, si estos males no han terminado realmente... ¿En dónde estamos parados?

¿Cómo mantener el corazón abierto, joven, amoroso, sin caer en la ingenuidad o la ceguera? ¿De qué manera nuestras vidas pueden poner alto a males generalizados? ¿Cómo? Conociendo el mal a través de la literatura y saber hacerle frente al abismo.

3 de septiembre de 2009

Idealist Portrait of the Teacher (ENFJ)

Even more than the other Idealists, Teachers have a natural talent for leading students or trainees toward learning, or as Idealists like to think of it, they are capable of calling forth each learner's potentials. Teachers (around two percent of the population) are able - effortlessly, it seems, and almost endlessly-to dream up fascinating learning activities for their students to engage in. In some Teachers, this ability to fire the imagination can amount to a kind of genius which other types find hard to emulate. But perhaps their greatest strength lies in their belief in their students. Teachers look for the best in their students, and communicate clearly that each one has untold potential, and this confidence can inspire their students to grow and develop more than they ever thought possible.

In whatever field they choose, Teachers consider people their highest priority, and they instinctively communicate personal concern and a willingness to become involved. Warmly outgoing, and perhaps the most expressive of all the types, Teachers are remarkably good with language, especially when communicating in speech, face to face. And they do not hesitate to speak out and let their feelings be known. Bubbling with enthusiasm, Teachers will voice their passions with dramatic flourish, and can, with practice, become charismatic public speakers. This verbal ability gives Teachers a good deal of influence in groups, and they are often asked to take a leadership role.

Teachers like things settled and organized, and will schedule their work hours and social engagements well ahead of time-and they are absolutely trustworthy in honoring these commitments. Valuing as they do interpersonal cooperation and harmonious relations, Teachers are extraordinarily tolerant of others, are easy to get along with, and are usually popular wherever they are.

Teachers are highly sensitive to others, which is to say their intuition tends to be well developed. Certainly their insight into themselves and others is unparalleled. Without a doubt, they know what is going on inside themselves, and they can read other people with uncanny accuracy. Teachers also identify with others quite easily, and will actually find themselves picking up the characteristics, emotions, and beliefs of those around them. Because they slip almost unconsciously into other people's skin in this way, Teachers feel closely connected with those around them, and thus show a sincere interest in the joys and problems of their employees, colleagues, students, clients, and loved ones.

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top