Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

21 de noviembre de 2010

Termópilas

Constantino Cavafis

Honor a aquellos que en sus vidas
se dieron por tarea el defender Termópilas.
Que del deber nunca se apartan;
justos y rectos en todas sus acciones,
pero también con piedad y clemencia;
generosos cuando son ricos, y cuando
son pobres, a su vez en lo pequeño generosos,
que ayudan igualmente en lo que pueden;
que siempre dicen la verdad,
aunque sin odio para los que mienten.
Y mayor honor les corresponde
cuando prevén (y muchos prevén)
que Efialtes ha de aparecer al fin,
y que finalmente los medos pasarán.

7 de noviembre de 2010

El amor y el capitalismo

Tengo la convicción de que la respuesta a la absoluta incompatibilidad del amor y la vida "normal" sólo es correcta en un sentido abstracto. El principio sobre el que se basa la sociedad capitalista y el principio del amor son incompatibles. Pero la sociedad moderna en su aspecto concreto es un fenómeno complejo. El vendedor de un artículo inútil, por ejemplo, no puede operar económicamente sin mentir; un obrero especializado, un químico o un médico pueden hacerlo. De manera similar, un granjero, un obrero, un maestro y muchos tipos de hombres de negocios pueden tratar de practicar el amor sin dejar de funcionar económicamente. Aun si aceptamos que el principio del capitalismo es incompatible con el principio del amor, debemos admitir que el "capitalismo" es, en si mismo, una estructura compleja y continuamente cambiante, que incluso permite una buena medida de disconformidad y libertad personal.

Erich Fromm

20 de octubre de 2010

Cine mexicano

Me he estado deleitando viendo cine mexicano últimamente. En primer lugar, fui al VII Festival de Cine de Morelia. Vi la película Revolución, a la cual asistieron la mayoría de los directores al final de la proyección.

Pero reservándome los comentarios sobre dicha proyección y suprimiendo mi comentario sobre la película Cinco días sin Nora, que vi esta mañana, quiero comentar algo sobre la película Voy a explotar.

Me es difícil explicar que la película narrativamente tiene un ritmo eficaz, que la música es excelente, que el mundo de los adolescentes por momentos se ve bien representado y que el final sublima gran parte de la película, a pesar de varias inverosimilitudes, lo inadecuado de las intertextualidades de los años 70, 80, 90 respecto a estos niños que quieren ser adultos. ¿Será eso lo que la hace un éxito sentimental? Es raro que al final de una película me disguten los personajes pero me agrade el mundo que creó el director, como si estos personajes suplantaran a los que realmente debieron haber estado allí:

4 de octubre de 2010

Ser quienes somos en este momento

No tienes más remedio, mayor responsabilidad que ser como debes ser en este momento. Nadie te pide que viajes en el tiempo, que te conviertas en algo que todavía no eres. Eres la mejor versión posible de este momento. No te empeñes en ser otro que no eres. No te desgastes intentando actuar como alguien que no está en ti. Si lo que no sabes es quién eres ahora, tienes ahí tu mayor pregunta y tu mejor respuesta.

28 de agosto de 2010

Una Iglesia en busca de la compasión

Roberto Blancarte
2009-03-17 (Milenio Diario).

Hay casos que muestran el agotamiento de un modelo de actuación o de una forma de pensamiento. El de una niña brasileña de nueve años, violada y embarazada por su padrastro, muestra claramente que la jerarquía católica no puede ya seguir proponiendo, de manera rígida e intransigente, que el aborto es un pecado y que quienes lo practican deben ser excomulgados. El caso de esta niña, a quien se le practicó un aborto en un hospital de Recife, en el noreste brasileño, razón por la cual el arzobispo del lugar, José Cardoso Sobrinho excomulgó a la madre de la niña y a los médicos que practicaron el aborto, es un claro ejemplo del callejón sin salida en el que se ha metido buena parte de la jerarquía. Callejón al que algunos otros jerarcas tratan de encontrarle desesperadamente una salida, basada en la compasión y en la caridad, virtudes cristianas por excelencia.

El debate es viejo. Tiene por lo menos 200 años, los mismos en los cuales la Iglesia se ha mantenido con una postura intransigente frente a los cambios en el mundo. Hay quienes creen que la única manera de que la Iglesia sobreviva será fortaleciendo la intransigencia eclesial, de manera que ante las tempestades temporales, la institución y su doctrina navegarán manteniendo el rumbo, sin que nada suceda. La idea de que la Iglesia es, además de una institución de hombres, una empresa divina de salvación, los ayuda a mantenerse fijamente en esa actitud, sin que les importe mucho lo que sucede alrededor. ¡Que se bajen del barco los que quieran, que se ahoguen los que no han respetado las reglas abordo, que se queden atrás los que no son puros! Otros, dentro de la misma Iglesia y en todos los niveles, se dan cuenta de que la Iglesia está en una profunda crisis, que ese navío con supuesto rumbo no sólo se ha desviado en medio de la tempestad, sino que se está hundiendo. Podría naufragar en cualquier momento. Mientras tanto, muchos se han ido y otros se niegan a continuar de la misma manera.

Algunos observadores, con mayor cinismo o realismo, podrían decir que no es éste el momento de mantener posiciones rígidas, sino de ofrecer descuentos. En el caso de la Iglesia católica, las rebajas se podrían poner todas bajo el anuncio: “compasión”. Algo así como: “Venga usted, pásele, aquí, en lugar de hacerle a usted la vida más dura de lo que ya es, le ofrecemos comprensión, compasión y caridad”. Pero no es así: convencidos de tener un producto que no debe ser ofrecido en descuento, en un mercado por mucho tiempo monopolizado, algunos jerarcas de la Iglesia siguen vendiendo la salvación a un precio muy alto, inalcanzable para muchos y muchas que tienen la desgracia de vivir en una realidad que los confronta a diario a todo tipo de abusos y violaciones, a veces por los mismos miembros de la Iglesia. Una institución incomprensiva que parece estar más preocupada por las reglas que por los seres humanos.

En el caso de la niña de nueve años, la policía presume que ha sido víctima de abuso desde los seis años. En Brasil el aborto está permitido en casos de violación y cuando la madre está en peligro. En este caso, las dos causales se cumplían, pues los médicos dijeron que el útero de la niña era tan pequeño que no podía contener a los dos fetos que tenía en su interior. Se sospecha que el padrastro también abusó de la hermana mayor de la niña, que tiene 14 años y es discapacitada. Ante eso, la única respuesta del arzobispo fue la excomunión de la madre y de los médicos. El propio presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, criticó al arzobispo de Recife por ordenar la excomunión de las personas involucradas en el aborto realizado a la niña de nueve años: “Los doctores hicieron lo que tenían que hacer: salvar la vida de una niña de nueve años. En este caso, la medicina tenía más razón que la Iglesia”. Luego agregó: “Como cristiano y católico, lamento profundamente que un obispo de la Iglesia católica tenga una actitud tan conservadora”.

El propio secretario general de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, la poderosa CNBB, tuvo que entrar al quite para atenuar las críticas, asegurando que sólo se excomulgaría a los médicos que lo practicaran de manera sistemática y que el arzobispo de Recife únicamente aludió a la norma, pero no excomulgó a nadie. La verdad es que los obispos del mundo han utilizado la excomunión como espada de Damocles e instrumento de castigo de manera alternada: tanto afirman que la excomunión es latæ sententiæ, como quien dice, automática, tanto señalan las varias razones por las que su aplicación no es absoluta ni inflexible. Por suerte, desde el Vaticano y de otras partes del mundo llegan buenas señales, pues ya algunos obispos, entre ellos algunos mexicanos, comienzan a flexibilizar sus posiciones, anunciando que la Cuaresma es una época del año en que incluso el aborto puede ser perdonado. El mismo presidente de la Academia Pontificia para la Vida señaló atinadamente que “antes de pensar en una excomunión, era necesario y urgente salvaguardar la vida inocente (de la menor) para llevarla a un nivel de humanidad del que los hombres de Iglesia deberían ser los expertos y los maestros”. Paradójico pero cierto: ahora el Vaticano les tiene que recordar a los obispos que tienen que mostrar algo de humanidad con sus fieles.

blancart@colmex.mx

15 de agosto de 2010

James Joyce

Jorge Luis Borges

En un día del hombre están los días
del tiempo, desde aquel inconcebible
día inicial del tiempo, en que un terrible
Dios prefijó los días y agonías
hasta aquel otro en que el ubicuo río
del tiempo terrenal torne a su fuente,
que es lo Eterno, y se apague en el presente,
el futuro, el ayer, lo que ahora es mío.
entre el alba y la noche está la historia
universal. Desde la noche veo
a mis pies los caminos del hebreo,
Cartago aniquilada, Infierno y Gloria.
Dame, Señor, coraje y alegría
para escalar la cumbre de este día.

13 de julio de 2010

Eso que tú tienes

Eso qué tú tienes se llama ensimismamiento. Eso. Que pasas demasiado tiempo contigo mism@. Siempre dándole vueltas al asunto. A qué hubiera pasado si "yo esto o si esto otro". O dónde estarías ahora si esa persona (que cada vez aparece menos en tus sueños) no hubiera hecho tal o cual "traición". ¡Dejate de pavadas bolud@! La única traición aquí es la tuya con el mundo. Eres tú quién le pone fronteras y límites a su territorio. No te permites avanzar y cruzar las bardas, las minas, los alambres y ejambres que tú mism@ plantaste. ¡Pero claro! Es mejor la seguridad de la esquizofrenia contra la incertidumbre de la libertad plena. Pasas mucho tiempo pensado en ti y nada más que en ti. Y no es que exagere. Se te nota. Y no me vengas con la típica chingadera de que si tú no pienas en ti mism@ nadie más lo hará, porque esa es la respuesta más egocéntrica que jamás se haya escuchado sobre la faz de tu trasero. ¡Mejor ponte a menearlo! ¡Invita a bailar a alguien! Esta vida que ahora, en este momentos, en estos días te parece irremediable, tiene más puertas y ventanas de las que tú mism@ piensas. Y no faltaba más, jugar a ser la víctima suele traer miraditas de compasión y de simpatía. Pero las verdaderas vícticas huyen de esas miradas, se resignan a la lástima... Eso que tú tienes se llama berrinche onanista, capricho pseudoexistencialista, condescendencia a tu falta de ejercicio individual y social. Cosa que una buena cogida de vida te quita.

8 de julio de 2010

Todos a bordo

¡Qué no! Lo que voy a hacer un día es zarpar en un barco, para irme muy lejos y no volver nunca. Un barco ebrio, que va a tierras donde llueven nubes, donde los gritos y aplausos son por otras cosas. Mi utopía viene de adentro. La isla a la que voy está afuera. Que no, que no me voy a cansar. Aunque tenga que remar, aprender a nadar o jalar una soga. Ese barco irá poblándose de sueños e historias, en la maleta ya llevo algunos. ¡Todos a bordo!


6 de julio de 2010

4 de julio de 2010

La insoportable levedad del ser

Pero ya no de esta forma. Qué gran contradicción hay en mi inútil y falsa huida de diaryland. Es sana, sin embargo. Provoca en mí una situación de irremediable duda, desasosiego y discrepancia de lo estático. Y en este punto conecto mi avatar con el tuyo. Espera a que cargue por completo el BIOS en nuestra pequeña hermenéutica de la comprensión dual-core. ¿Qué tengo que decirte, decirme? ¿Tenemos algo que reprocharnos? Pienso que sí. A veces parece que no participamos directamente en la caída del mundo que conocemos a pedazos; como si fuéramos capaces de coexistir con esa civilizada turbación política y económica. Enfrentarse a la incertidumbre... aquí es donde la conexión es elemental, necesaria para la supervivencia, la nuestra.

Quiero echar el anzuelo al pozo y pescar a mi incipiente alter ego, el que se atrevería a susurrar el siguiente poema en tu oído:

Puedes dormir entre mis brazos.
Como un pájaro recién nacido.
Como una escoba entre escobas...
en un armario de escobas.
Como un periquito..
Como un silbido.
Una canción cantada por un bosque...
dentro de un bosque...
hace mil años.


29 de junio de 2010

La vida secreta de las palabras

He estado rentando películas los martes en Blockbuster porque cuestan quince pesos. La semana pasada y ésta he rentado tres cada vez. No podía tener mejor regalo para el día de mi santo (san Pablo, que es hoy) que ver la película La vida secreta de las palabras de la directora española Isabel Coixet. Pocas películas de las que he visto reciéntemente (y créeme que he visto muchas) me han confrontado de tal manera: furibunda, poderosa, inquietante, impetuosa, sensibilizante y emotiva.

Te hace salir de ti. Abandonar la cómoda y repetitiva situación de ser uno mismo. Cuestiona la retórica posición de que uno adquiere a veces de tener un cuerpo y ser dueño de él. Demanda la facilidad con que olvidamos las guerras... o que no buscamos la forma de curar sus heridas, como sociedad.

Y personalmente, me toca la fibra literaria cuando cita a Cortázar y su La señorita Cora. Que por cierto tiene a un púber Pablo como protagonista del relato. ¿Qué más puedo pedir como regalo de cumpleaños? Llamadas de mis abuelos, abrazos de mis padres, olvidos de mis amigos, lluvia en las calles, esperanza en el aire.

Benditos martes.

26 de junio de 2010

7 de junio de 2010

Bocadillos de lengua: los periquetes del tapatío Arduro Suaves

Rogelio Villarreal
2010-01-17
•Acentos

Cuando yo digo una cosa, quiero que esa cosa signifique exactamente lo que yo quiero que signifique.
Humpty Dumpty, en Alicia en el País de las Maravillas

In memoriam Arturo Suárez, Guadalajara, 1944 - 12 de diciembre de 2009.

En español castizo –es decir, el castellano, que se impuso a los dialectos de León y Aragón y otros de la península ibérica a fines del siglo XV–, un periquete es “un breve instante para realizar cualquier actividad”. Arduro Suaves, alter ego del editor y profesor tapatío Arturo Suárez, ha hecho de ese ínfimo espacio un modo de creación a base de ingeniosas y puntuales frases. Sobre este mínimo género literario su autor ha dado lecturas y publicado en diferentes medios, y con distintos pretextos, periquetes normales y para toda ocasión.

Arturo Suárez nació en el año en que el existencialismo de posguerra se vestía de negro en los cafés de París –en algún momento de los años cincuenta, pues. Realizó estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de Guadalajara, dedicándose posteriormente a la docencia y la promoción cultural. Paralelamente a la publicación de poemas en diferentes publicaciones locales y de la Ciudad de México –las menos– continúa con su labor docente y lecturas individuales y colectivas (maratónicas, por cierto: los periquetes son muy breves, pero son ya miles de ellos).

Su etapa periquetera comienza con la publicación de El periquete sarniente o el español descocado, en 1986 y reeditado en 1988. Desde entonces, sin descuidar la reseña, la traducción, la poesía, la corrección –no precisamente política, para beneplácito de sus amigos y parroquianos de populares bares tapatíos– y hasta las incursiones radiofónicas, ha dedicado sus esfuerzos a la propagación del periquete. Arduro Suaves publicó en noviembre del 2001 el Canutero de España, dedicado a la literatura ibérica, en ocasión de la presencia de ese país en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara: un saludo y homenaje a la madre patria soltera. En él desfilan don Alfonso el supersabio, el cojito de La Mancha, Rodrigo Díaz de Vibrar y los Jovellanos y bellos, entre otros ilustres y castizos personajes.

Conocidos ampliamente entre los lectores y radioescuchas de Guadalajara, los miles de periquetes del vertiginoso escritor destilan una vasta cultura, plena de referencias literarias, cinematográficas y populares. Los mordaces periquetes de hoy son un poco como los viejos proverbios y consejas de antaño. Burla y homenaje a un tiempo, los periquetes obligan a releer y repensar lo que se ha leído y lo que se cree haber entendido.

Suaves dice que siempre obtuvo siete en conducta y diez en espíritu de servicio, calificación que hoy ha invertido. A continuación, una selección de los mejores y más divertidos periquetes y canuteros de don Arduro Suaves:

perdidos en el breve espacio
en prisión, el grupo “la ley”
antes de lo previsto, el fin del mundo
es muy cara la marca patito
los derechos humonos de los gorilas
banco de datos falsos
la educación a distancia es como el amor de lejos
reprobó el examen de conciencia
del desconsuelo no paso
se solicita comprador de puerta en puerta
tristes pero no revueltos
conversaciones sobre artes pláticas
fajes y cinturones
hubo una marcha de jóvenes para protestar por su edad
son de oro los corazones de a peso
aprenda a hablar sin público
le declaró su amor con un ramo de domingos
alpinismo de hielo seco
el espectáculo más grande del mundo cabe en una diapositiva
sacarina de otro costal
solicito modelo negra le guste la cerveza
los mordelones pertenecen al escuadrón canino
soñar ya cuesta más
el corredor industrial es un inversionista cobarde
de la tapatía de las muchachas a la perra de occidente
hoy sí fío, mañana no
en el año del caldo va a haber sopa para todos
la falta de importancia de llamarse ernesto
ya hace hambre de cultura
autlán: lugar de autos
ponerse con goliat a las pedradas
tiene cara de que nunca le quitaron el chupón
chille, para eso es hombre
se pasó muy triste el día festivo
el cine es un espectáculo de película
tarzán de los moneros
virote y capulines
una pantera en la zona rosa
botas y chamacas de cuero
miravalle de lágrimas
quiero escribir pero me sobra tiempo
un fracaso la librería de próspero
poesía y broza
borgiana: gente con aleph,
y, la última, un conciso homenaje al escritor de Sayula, Jalisco:
el antillano en llamas…

30 de mayo de 2010

Ésta, la vida simple

Ésta es mi vida simple. La que se ríe fácil, la que ve el mundial de fútbol, la que no cuenta hasta veinte para entrar en poesía. Ésta es mi vida simple: la que se tarda en dormir bajo las sábadas, la que se tarda en despertar sobre de ellas, la que toma la cámara con las manos y se refracta en una pose. Ésta es mi vida simple, ésta es. La que se queda callada cuando la otra declama epopeyas en su silencio. Ésta es mi vida simple: la de los hongos en los pies, la del cansancio después de tres vueltas, la del "¿te molesta si fumo?" y dices que no. Ésta es mi vida simple, la de los más de cien canales en vivo, la de los mares de información, la de mujeres que caminan como revista a tamaño natural. Ésta, mi vida la simple, la que alimenta a la otra.

21 de mayo de 2010

Creces sin ti conmigo

Creces sin ti conmigo
vienes sembrándote mía
poco, poquito más
acurrucándote de ti
en mí (sin ti) creces

conmigo Creces sin ti
envolviéndote más mía
que tuya en ti contigo
eres conmigo mejor, más
de lo que sin ti eres

sin ti conmigo Creces
te vas de ti en mí
Troya ajena, lejana
adentro de mí conmigo
sin saberlo nadie creces

¿Tu color, tu forma...?
Te escondes de ti en mí
tan oculta estás como
pájaros de la noche,
tu vuelo es silencio
costas sagradas,
vírgenes te guardan
de ojos profanos,
tuyo es el ocio
de transmutarte
en ti misma
esperando...

creces en cada lunac
Creces en todo vacío
CRECES desbordándote
en mis olas de recuerdos
del pasmoso porvenir

por salir = sales de ti
por venir = vienes conmigo
por crecer = creces en mí:
conmigo creces conmigo,
contigo crezco, sin ti.

9 de mayo de 2010

1.07

Voy a tardar un año y siete días
para decirte amor, decirte quiero
acordonar tu cuarto con antorchas
emprender un viaje tras el destello

Irrumpiré una o dos bodas para besar a la novia y arrebatar objeciones, denunciar la mala calidad del arroz y el entramado reptil que el corazón esconde.

Voy a tardar un año y siete días
en darle forma a este material que
se acaba los quereres como el
viento cuando termina el trabajo de Dios.

18 de abril de 2010

Pablo Neruda nos salvó la vida

Después de esa disputa. De la garganta que no sabía cómo enmendar el sonido. De nuestras avergonzadas caras buscando la evasión de los ojos, mi mirada alcanzó tu libro. El libro que contenía los poemas que ya antes te había enviado ausente de voz, iba a poblar esta vez con mis ansias de resurrección. Y Pablo Neruda nos salvó el alma aquella noche:

Y PORQUE Amor combate
no sólo en su quemante agricultura,
sino en la boca de hombres y mujeres,
terminaré saliéndole al camino
a los que entre mi pecho y tu fragancia
quieran interponer su planta oscura.
De mí nada más malo
te dirán, amor mio,
de lo que yo te dije.
Yo viví en las praderas
antes de conocerte
y no esperé el amor sino que estuve
acechando y salté sobre la rosa.
Qué más pueden decirte?
No soy bueno ni malo sino un hombre,
y agregarán entonces el peligro
de mi vida, que conoces
y que con tu pasión has compartido.
Y bien, este peligro
es peligro de amor, de amor completo
hacia toda la vida,
hacia todas las vidas,
y si este amor nos trae
la muerte o las prisiones,
yo estoy seguro que tus grandes ojos,
como cuando los beso
se cerrarán entonces con orgullo,
en doble orgullo, amor,
con tu orgullo y el mío.
Pero hacia mis orejas vendrán antes
a socavar la torre
del amor dulce y duro que nos liga,
y me dirán: -"Aquella
que tú amas,
no es mujer para ti,
por qué la quieres? Creo
que podrías hallar una más bella,
más seria, más profunda,
más otra, tú me entiendes, mírala qué ligera,
y qué cabeza tiene,
y mírala cómo se viste
y etcétera y etcétera."
Y yo en estas líneas digo:
así te quiero, amor,
amor, así te amo,
así corno te vistes
y como se levanta
tu cabellera y como
tu boca se sonríe,
ligera como el agua
del manantial sobre las piedras puras,
así te quiero, amada.
Al pan yo no le pido que me enseñe
sino que no me falte
durante cada día de la vida.
Yo no sé nada de la luz, de dónde
viene ni dónde va,
yo sólo quiero que la luz alumbre,
yo no pido a la noche
explicaciones,
yo la espero y me envuelve,
y así tú, pan y luz
y sombra eres.
Has venido a mi vida
con lo que tú traías,
hecha
de luz y pan y sombra te esperaba,
y así te necesito,
así te amo,
y a cuantos quieran escuchar mañana
lo que no les diré, que aquí lo lean,
y retrocedan hoy porque es temprano
para estos argumentos.
Mañana sólo les daremos
una hoja del árbol de nuestro amor, una hoja
que caerá sobre la tierra
como si la hubieran hecho nuestros labios,
como un beso que cae
desde nuestras alturas invencibles
para mostrar el fuego y la ternura
de un amor verdadero.

10 de abril de 2010

Constructor de villas

Un día me di cuenta que estaba tomando más frases de otros para construir mi cuarto de palabras. No era tan malo, algunos párrafos resumían con mayor claridad invenciones que alguien más podía haber reflexionado mejor que yo. Pero aún así, padecía de insuficiencia. Comencé a organizar las mías, mis palabras. A salpicar mi cama con adjetivos que había visto antes en la universidad, a remendar la ropa con los sustantivos que habían pintado en las calles, a cambiar el cristal de las ventanas con los verbos que moldeé en la cocina de mi existencia. Eran mis palabras, mis entonaciones sobre los actos de mi vida. A fin de cuentas, no hacía más que volver a llenar la cubeta vacía con mi propia tinta, sin separarme enterarmente. La destrucción no era total, no llevaba a la nada, porque al final, de los escombros comenzaría una vez más la construcción de este cuarto de palabras.

7 de abril de 2010

Reconstrucción de una tarde de primavera en un apartamento de París


Hay recuerdos que necesitan tiempo para ser escritos. Éste, sucedió hace casi un año. ¿Necesité un año para escribirlo? Estoy seguro que si lo hubiera escrito antes, habría tenido más detalles, más pequeñas cosas, pero no, tal escena no la hubiera escrito con la misma hambre de memoria. Hoy podría escribir lo que me pasó hoy mismo en mi vida, pero qué sentido a largo plazo tendría para mi habitación de recuerdos. Estoy consciente de que es una aproximación e incluso una ficcionalización, pero no completamente, ni parcialmente. Es algo que viví en realidad, es algo que no se podrá repetir. Es un momento de mi juventud en el que alcancé a vislumbrar la pasión pura. Algo que nadie puede hacerte vivir, ni enseñarte, ni transmitirte mediante fórmulas...

Es la rue du Fer à Moulin, el 5 arrondissement de París: Mouffetard. No era mi barrio, ni eran mis calles, pero en ese momento tomaron un significado para mí. Pasaron a formar parte de mi historia, de mi ser. No seré el mismo después de estas calles, de la huelga que los estudiantes hacían en la Université Sorbonne Nouvelle, como en el resto de las universidades francesas en 2009.

Recién habíamos caminado bajo los reverdecidos árboles del Jardin du Luxembourg. ¡Por dios, hace un año vivía aún en París! Nos encontramos en las sillas movibles frente a la gran fuente. Pero duramos poco vagando por ahí. Cruzando el Panteón me confesó lo rudos que pueden ser los franceses con las modas inglesas. Los parisinos son los más mesurados y atinados en la combinación robótica de la moda. Algo que a Emma le desagradaba.

No hay un metro o RER que vaya directo de Luxembourg a Censier Daubenton. Así que los 5 minutos que podría hacer ese trayecto en un metro que no existe, lo hicimos caminando en 25 minutos. No podría comparar la belleza de Paris cuando abandona el invierno y se adentra a la primavera. El cielo, el sol, los pájaros y la alegría de ver los árboles revestidos. O la compañía de una mujer que se cuelga de tu brazo entre aquellos jardines, y luego...

La perseguí al subir las escaleras. No pude alcanzarla hasta el último piso. Nunca usé el ascensor en su edificio. Prefería agotar mis pasos en las escaleras. La ventana abierta, poco después de la hora de la comida, Paris tomando la siesta embriagada. Los vecinos con las ventanas abiertas de los balcones, los coches pasan como estrellas fugaces antes del amanecer. Ella que se aleja de la cama y de a poco cierra las cortinas. Un pequeño rayo entra, el amarillo resplandece entre el rojo. Los colores y las fotos de su cuarto de mujer me invitaban a echar un vistazo, a pagar tributo por mi destierro, o bienvenida.... Tiramos un vaso de agua sobre todos los papeles, casi en su computadora. Nos reímos. Jugamos a las sábanas, a las almohadas....

-¡Shhhhhhh teléfono, es mi madre!

Hago gestos ridículos mientras me tiene cautivo en el silencio. Aguanta la risa, de una manera devotamente británica.... Y ese abandono, ese dejar de ser yo, de ser ella, de ser París, de ser una habitación en un edificio donde sabe cuántos otros han probado el amor efímero pero sustansioso, el que sabe reanimar almas tristes. El sol se acostaba con nosotros: horas y horas hasta que la noche destierra a Romeo de los brazos de Julieta. ¿Cuando amamos realmente, no es como si fuera la primera vez, cada vez?

Que quede claro que no hay melancolía, quizás algo de nostalgia. Pero que la primavera vuelve siempre a los corazones libres, a los que saben esperar la luz. A los que no se reconfortan con simples artificios pasajeros, a los que se lanzan en expediciones peatonales, iluminados por la vida.

Así la veo.

28 de febrero de 2010

El Perdón

No me lo creo. Todavía hay pensamientos que no encuentran palabras, pensamientos grandes, auténticos, casi palpables. Es que no puedo concebir mi existencia sin aprender a perdonar. No puedo imaginarte, a ti querido lector, lectora con un dolor eterno. No puedo ni quiero verte infeliz. No y no. Quiero impedirlo, quiero sabotear tus mañas con las que evades las sonrisas que ya no salen de tu boca. Quiero asesinarte, matar tu tristeza y que renazca mariposa en tu mano. Seas tú agua y fuente. Voy a intentarlo:


7 de febrero de 2010

Status de hoy

Va a convertirse en un payaso que viaja por Nueva Guinea vendiendo globos de colores: azul, amarillo y verde. En uno de los desplazamientos entre un pueblo que no tiene agua potable y otro que sí la tiene, conocerá a una interesante ciclista, que al mismo tiempo viaja por toda África para escribir un libro que hable de su difícil infancia en el norte de España (aunque ella no sabe que Papúa Nueva Guinea es una isla al norte de Australia y no un país continental de África... pero qué más da). Una vez que ambos se toman confianza, el tren se detendrá súbitamente, dominado por completo por el magnetismo que emanan los zapatos de los dos personajes abordo. Por esta razón, el resto de la tripulación decidirá expulsarlos no sólo del vagón, si no de todo el tren. Mientras se limpian el polvo, una vieja les gritará que nunca obtendrán un 25% en su tienda de tortugas fósiles de Chocolate, la segunda más importante después de la tienda de Uruapan, Mich.

Cuando el magnetismo se extinga de los zapatos, la ciclista correrá hacia el tren, ya que su libro se quedará ahí dentro (no obstante, dicho libro no tiene nada escrito, pero ella cree que si no escribe en esas páginas no vale la pena escribir en ninguna otra cosa que se pueda encontrar en este mundo), y el payaso continuará su viaje rumbo al centro de la isla, donde aprenderá de los papúes a hacer malabares y acrobacias de café.

Al caer la noche, y una vez aceptado por la tribu que lo convertirá en su lider más jorobado de su reciente historia, abrirá los ojos y se descubrirá escribiendo su estatus para el día de hoy. Noche despejada, con estrellas en el firmamento.

1 de febrero de 2010

El amor es un secreto

Desde hace días tenía ganas de venir a escribir un mini ensayo (posiblemente más una murmuración entusiasta) sobre el simple, llano, siempre comentado y lamentable cliché resabio amoroso.

La cosa es que no lo voy a repetir y que con estas palabras enunciaré muy claro un concepto clave en el ideal romántico que muchas personas compartimos. Cargamos con un poder extraordinario para amar. Más puro e infinitamente sabio que nosotros mismos. El amor nos hace continuos y perduramos con él. Nuestra vida se llena de sentido y consistencia.

La siguiente frase no tiene un sentido bien estructurado y dice más o menos así: Hay algunas personas en esta vida que cargan consigo todo el amor del universo, de su universo, y que tal cantidad de fuerza espera ser compartida con una persona; es probable que nunca se cruce con tal persona. ¿No hay angustia más grande que ésta? Porque mientras el portador de dicho amor es consiciente de su carga, al mismo tiempo que se va encontrando con distintas personas en su vida, no logra distinguir a la que entregará su completo tesoro. ¿Pero no es al mismo tiempo un egoísta, por no compartir tal amor con el resto de los mortales? Y que pasa si hace lo contrario, compartir su amor con todo el mundo. ¿Perderá esta persona el contenido de su amor, por compartirlo con los demás y cuando finalmente la persona indicada llegue no tendrá ya amor para dar? ¿Es el amor fuente inagotable de aceite?

El crimen está quizá en considerarse exclusivamente fuente y no estanque. Porque uno provee mientras que el otro almacena. Si cada ser humano es consciente de que su hermano o hermana es capaz de darle amor mientras llega el verdadero amor, entonces no hay de qué lamentarse. Quiero decir que, amar es dejar el egoísmo a un lado. Amar sin pensar en uno mismo. Es un Secreto.

Secreto

Antes yo no sabía
por qué debemos todos
-día tras día-
 
seguir siempre adelante
hasta como se dice
que el cuerpo aguante.

Ahora lo sé.
Si te vienes conmigo
te lo diré.

21 de enero de 2010

Épocas de ruido

Mentiras. No. No viene a escribir eso hoy. Hoy viene a decir que: siempre hubo al menos una llama, una señal de aire, una sombra en la noche, un crack de ramas en el tronco, un silbido, un críptico mensaje en la arena, un diseño de hielo, una tormeta de voces, un aplauso de tambores, una combinación creativa de luces, un sueño descifrado, una lengua viva, un tornar de hojas, un papel con letras, un galope abatido, una vía alterna, una caravela a la deriva, un esclavo que escapa, un hilo eléctrico, una clave con apellido y patente, un grito cibernético, un teléfono público, una pantalla rayada, una puerta que se abre, dos cafés sobre la mesa, un ingenio mental, un email celestial, una carta timbrando, un susurro de abejas que llega lentamente al umbral de tus oídos sin importar dónde o a qué horas, siempre dispuesto. Siempre, siempre, siempre ha existido la palabra que llena, la frase imposiblemente inmóvil, todo lo encuentra y todo lo pierde escarbando, como acordándose de las primeras sílabas, de los primeros sonidos, de aquel intento por sustituir a la guerra de los camaleones que no tienen tinta.

Y también perdieron.

2 de enero de 2010

Lecciones de vida

En los últimos cuatro años he aprendido verdaderas lecciones de vida. La teoría fue llevada a la práctica. Es un ensayo postpubertal -si me permiten la palabra- que encuentro vital, y cómo no iba a encontrarlo de esta manera, si es mi vida la que está entredicho. Como un enramado que se mira y del tronco apenas vamos subiendo después de un par de caídas. Se me presenta como un salvavidas en tierra firme.

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top