Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

28 de febrero de 2010

El Perdón

No me lo creo. Todavía hay pensamientos que no encuentran palabras, pensamientos grandes, auténticos, casi palpables. Es que no puedo concebir mi existencia sin aprender a perdonar. No puedo imaginarte, a ti querido lector, lectora con un dolor eterno. No puedo ni quiero verte infeliz. No y no. Quiero impedirlo, quiero sabotear tus mañas con las que evades las sonrisas que ya no salen de tu boca. Quiero asesinarte, matar tu tristeza y que renazca mariposa en tu mano. Seas tú agua y fuente. Voy a intentarlo:


7 de febrero de 2010

Status de hoy

Va a convertirse en un payaso que viaja por Nueva Guinea vendiendo globos de colores: azul, amarillo y verde. En uno de los desplazamientos entre un pueblo que no tiene agua potable y otro que sí la tiene, conocerá a una interesante ciclista, que al mismo tiempo viaja por toda África para escribir un libro que hable de su difícil infancia en el norte de España (aunque ella no sabe que Papúa Nueva Guinea es una isla al norte de Australia y no un país continental de África... pero qué más da). Una vez que ambos se toman confianza, el tren se detendrá súbitamente, dominado por completo por el magnetismo que emanan los zapatos de los dos personajes abordo. Por esta razón, el resto de la tripulación decidirá expulsarlos no sólo del vagón, si no de todo el tren. Mientras se limpian el polvo, una vieja les gritará que nunca obtendrán un 25% en su tienda de tortugas fósiles de Chocolate, la segunda más importante después de la tienda de Uruapan, Mich.

Cuando el magnetismo se extinga de los zapatos, la ciclista correrá hacia el tren, ya que su libro se quedará ahí dentro (no obstante, dicho libro no tiene nada escrito, pero ella cree que si no escribe en esas páginas no vale la pena escribir en ninguna otra cosa que se pueda encontrar en este mundo), y el payaso continuará su viaje rumbo al centro de la isla, donde aprenderá de los papúes a hacer malabares y acrobacias de café.

Al caer la noche, y una vez aceptado por la tribu que lo convertirá en su lider más jorobado de su reciente historia, abrirá los ojos y se descubrirá escribiendo su estatus para el día de hoy. Noche despejada, con estrellas en el firmamento.

1 de febrero de 2010

El amor es un secreto

Desde hace días tenía ganas de venir a escribir un mini ensayo (posiblemente más una murmuración entusiasta) sobre el simple, llano, siempre comentado y lamentable cliché resabio amoroso.

La cosa es que no lo voy a repetir y que con estas palabras enunciaré muy claro un concepto clave en el ideal romántico que muchas personas compartimos. Cargamos con un poder extraordinario para amar. Más puro e infinitamente sabio que nosotros mismos. El amor nos hace continuos y perduramos con él. Nuestra vida se llena de sentido y consistencia.

La siguiente frase no tiene un sentido bien estructurado y dice más o menos así: Hay algunas personas en esta vida que cargan consigo todo el amor del universo, de su universo, y que tal cantidad de fuerza espera ser compartida con una persona; es probable que nunca se cruce con tal persona. ¿No hay angustia más grande que ésta? Porque mientras el portador de dicho amor es consiciente de su carga, al mismo tiempo que se va encontrando con distintas personas en su vida, no logra distinguir a la que entregará su completo tesoro. ¿Pero no es al mismo tiempo un egoísta, por no compartir tal amor con el resto de los mortales? Y que pasa si hace lo contrario, compartir su amor con todo el mundo. ¿Perderá esta persona el contenido de su amor, por compartirlo con los demás y cuando finalmente la persona indicada llegue no tendrá ya amor para dar? ¿Es el amor fuente inagotable de aceite?

El crimen está quizá en considerarse exclusivamente fuente y no estanque. Porque uno provee mientras que el otro almacena. Si cada ser humano es consciente de que su hermano o hermana es capaz de darle amor mientras llega el verdadero amor, entonces no hay de qué lamentarse. Quiero decir que, amar es dejar el egoísmo a un lado. Amar sin pensar en uno mismo. Es un Secreto.

Secreto

Antes yo no sabía
por qué debemos todos
-día tras día-
 
seguir siempre adelante
hasta como se dice
que el cuerpo aguante.

Ahora lo sé.
Si te vienes conmigo
te lo diré.

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top