Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

29 de junio de 2010

La vida secreta de las palabras

He estado rentando películas los martes en Blockbuster porque cuestan quince pesos. La semana pasada y ésta he rentado tres cada vez. No podía tener mejor regalo para el día de mi santo (san Pablo, que es hoy) que ver la película La vida secreta de las palabras de la directora española Isabel Coixet. Pocas películas de las que he visto reciéntemente (y créeme que he visto muchas) me han confrontado de tal manera: furibunda, poderosa, inquietante, impetuosa, sensibilizante y emotiva.

Te hace salir de ti. Abandonar la cómoda y repetitiva situación de ser uno mismo. Cuestiona la retórica posición de que uno adquiere a veces de tener un cuerpo y ser dueño de él. Demanda la facilidad con que olvidamos las guerras... o que no buscamos la forma de curar sus heridas, como sociedad.

Y personalmente, me toca la fibra literaria cuando cita a Cortázar y su La señorita Cora. Que por cierto tiene a un púber Pablo como protagonista del relato. ¿Qué más puedo pedir como regalo de cumpleaños? Llamadas de mis abuelos, abrazos de mis padres, olvidos de mis amigos, lluvia en las calles, esperanza en el aire.

Benditos martes.

26 de junio de 2010

7 de junio de 2010

Bocadillos de lengua: los periquetes del tapatío Arduro Suaves

Rogelio Villarreal
2010-01-17
•Acentos

Cuando yo digo una cosa, quiero que esa cosa signifique exactamente lo que yo quiero que signifique.
Humpty Dumpty, en Alicia en el País de las Maravillas

In memoriam Arturo Suárez, Guadalajara, 1944 - 12 de diciembre de 2009.

En español castizo –es decir, el castellano, que se impuso a los dialectos de León y Aragón y otros de la península ibérica a fines del siglo XV–, un periquete es “un breve instante para realizar cualquier actividad”. Arduro Suaves, alter ego del editor y profesor tapatío Arturo Suárez, ha hecho de ese ínfimo espacio un modo de creación a base de ingeniosas y puntuales frases. Sobre este mínimo género literario su autor ha dado lecturas y publicado en diferentes medios, y con distintos pretextos, periquetes normales y para toda ocasión.

Arturo Suárez nació en el año en que el existencialismo de posguerra se vestía de negro en los cafés de París –en algún momento de los años cincuenta, pues. Realizó estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de Guadalajara, dedicándose posteriormente a la docencia y la promoción cultural. Paralelamente a la publicación de poemas en diferentes publicaciones locales y de la Ciudad de México –las menos– continúa con su labor docente y lecturas individuales y colectivas (maratónicas, por cierto: los periquetes son muy breves, pero son ya miles de ellos).

Su etapa periquetera comienza con la publicación de El periquete sarniente o el español descocado, en 1986 y reeditado en 1988. Desde entonces, sin descuidar la reseña, la traducción, la poesía, la corrección –no precisamente política, para beneplácito de sus amigos y parroquianos de populares bares tapatíos– y hasta las incursiones radiofónicas, ha dedicado sus esfuerzos a la propagación del periquete. Arduro Suaves publicó en noviembre del 2001 el Canutero de España, dedicado a la literatura ibérica, en ocasión de la presencia de ese país en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara: un saludo y homenaje a la madre patria soltera. En él desfilan don Alfonso el supersabio, el cojito de La Mancha, Rodrigo Díaz de Vibrar y los Jovellanos y bellos, entre otros ilustres y castizos personajes.

Conocidos ampliamente entre los lectores y radioescuchas de Guadalajara, los miles de periquetes del vertiginoso escritor destilan una vasta cultura, plena de referencias literarias, cinematográficas y populares. Los mordaces periquetes de hoy son un poco como los viejos proverbios y consejas de antaño. Burla y homenaje a un tiempo, los periquetes obligan a releer y repensar lo que se ha leído y lo que se cree haber entendido.

Suaves dice que siempre obtuvo siete en conducta y diez en espíritu de servicio, calificación que hoy ha invertido. A continuación, una selección de los mejores y más divertidos periquetes y canuteros de don Arduro Suaves:

perdidos en el breve espacio
en prisión, el grupo “la ley”
antes de lo previsto, el fin del mundo
es muy cara la marca patito
los derechos humonos de los gorilas
banco de datos falsos
la educación a distancia es como el amor de lejos
reprobó el examen de conciencia
del desconsuelo no paso
se solicita comprador de puerta en puerta
tristes pero no revueltos
conversaciones sobre artes pláticas
fajes y cinturones
hubo una marcha de jóvenes para protestar por su edad
son de oro los corazones de a peso
aprenda a hablar sin público
le declaró su amor con un ramo de domingos
alpinismo de hielo seco
el espectáculo más grande del mundo cabe en una diapositiva
sacarina de otro costal
solicito modelo negra le guste la cerveza
los mordelones pertenecen al escuadrón canino
soñar ya cuesta más
el corredor industrial es un inversionista cobarde
de la tapatía de las muchachas a la perra de occidente
hoy sí fío, mañana no
en el año del caldo va a haber sopa para todos
la falta de importancia de llamarse ernesto
ya hace hambre de cultura
autlán: lugar de autos
ponerse con goliat a las pedradas
tiene cara de que nunca le quitaron el chupón
chille, para eso es hombre
se pasó muy triste el día festivo
el cine es un espectáculo de película
tarzán de los moneros
virote y capulines
una pantera en la zona rosa
botas y chamacas de cuero
miravalle de lágrimas
quiero escribir pero me sobra tiempo
un fracaso la librería de próspero
poesía y broza
borgiana: gente con aleph,
y, la última, un conciso homenaje al escritor de Sayula, Jalisco:
el antillano en llamas…

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top