Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

10 de noviembre de 2011

De la cantidad de menesteres y pormenores que se pueden hacer en un día común de otoño del año de nuestro Señor

Ver una película por la mañana. Llevar a tu abuelo al banco a cobrar su pensión. Llevar a tus abuelos al homeopata para que les den una medicina para vigorizar su memoria. Volver a casa. Mandar invitaciones para un evento importante a tus amigos, por medio de facebook. Bañarte. Comer. Trasladarte por el Periférico de la ciudad. Dar una clase privada de español. Volver a casa. Decidir cuál será la actriz para una película que estás haciendo, después de ver los videos grabados del casting. Dar instrucciones a tu equipo de producción. Meter tu ropa sucia a la lavadora. Salir. Aprenderte la letra de una canción en inglés por la radio. Ir al otro lado de la ciudad. Preparar un programa de radio. Pregrabarlo mientras conversas por messenger con una vieja amiga en teleconferencia. Terminar el programa. Salir corriendo para llegar a tiempo a la presentación de un libro que tus ex compañeros de la carrera presentan en el FCE. Saludarlos de volada al termina la presentación. Partir echo un cohete hacia otro punto lejano de la ciudad para preparar el evento del sábado con el dueño del lugar. Cenar. Volver a casa. Leer un capítulo de la novela que tienes pendiente. Recordar que tenías ropa en la lavadora, tenderla. Y por último, leer un poema que habías escuchado un día antes en la radio de la universidad y te había echo sonreír. Venir y publicarlo aquí:

La luna 
Jaime Sabines

La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía
Un pedazo de luna en el bolsillo
es el mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir


Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas.

5 de noviembre de 2011

You are my password

ereselpassword
que abre mi portal
sin espacio entre los caracteres
sin una antelación triste
como transversal pliegue en la memoria
te adentras, te acuchillas en bits
a la postre de ser siempre un click
una contraseña de voces en
un blanco que tintinea en la pantalla,
cuadro amniótico protector de raíces
furiosas, anhelantes, ancladas
en la nada
de una palabra
que abre todas las puertas.

2 de noviembre de 2011

Jacques el fatalista

El título de este post debía haberse llamado Twitter es para los flojos o algo por el estilo, pero decidí cambiarlo por la novela que actualmente me tiene embelesado. Un libro del siglo de las luces que además, según Milan Kundera, es el padre directo de la novela posmoderna. Qué más quisiera yo que tener una gama mayor de novelas de la época para confirmar tal aseveración del escritor checo.

Hay como una grande necesidad volcánica en mí que me demanda comenzar una relación, pero es de lo más extraña porque el mismo deseo apunta la chancla hacia ninguna parte, como si fuera una mera satisfacción instintiva ansiosa por cumplirse.

Antes me sabía los comandos html de memoria para darle formato a muchas funciones de estilo del blog, pero como cada vez escribo menos, pues se me han olvidado tío, joer. Tengo que registrar que un guión que escribí hace unos meses, salió seleccionado en un concurso y lo filmaremos en un par de semanas. Será todo muy profesional y hasta podría participar en festivales internacionales. A todos les ha gustado el guión, entonces cada vez más luminosa la posibilidad de que sea mi profesión, la de escribir historias para la pantalla. Buenas historias.

Las dos últimas películas que he visto y me han gustado fueron Historias mínimas y The tree of life. Los dejo con una de las partes más emotivas del film:


Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top