Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

23 de mayo de 2013

Depuración orgánica o desintoxicación en cuatro tiempos

Estoy bajo un tratamiento para depurar el organismo. Por la mañana me tomo dos dientes de ajo en ayunas. Luego paso a beber el primer jugo de día: zanahoria con apio, perejil y media papá cruda. Más tarde un jugo de naranja con papaya. Al mediodía, otro de naranja con plátano y cuatro cucharadas de avena. Y finalmente, antes de comer, un vaso de jugo de naranja o piña con fresa y plátano.

Durante el día puedo ingerir la cantidad de frutas que desee, excepto los martes y jueves que es cuando sólo como naranja y papaya o mango. Lo que no como son carbohidratos, azúcar, comida frita y la mayoría de la comida cocida. La carne y la leche obviamente tampoco las como. Una comida normal puede incluir lentejas, frijoles o garbanzos; aguacate, tortillas, salsa casera y por supuesto una ensalada.

Por la tarde y noche continúo con los jugos: de apio con jugo de cinco limones y miel, de sandía y el último de naranja con guayaba, perejil y miel. Claro que durante el día puedo tomar agua o infusiones. Nada de refrescos, café, alcohol o bebidas con conservadores.

Cada día el baño debe ser con agua fría, no hay más.

Podría parecer que estoy pasando por un infierno, pero en estos momentos del año, es cuando mi cuerpo respira (y no sólo por la nariz) mejor que nunca.

Mientras, escucho esto:


4 de mayo de 2013

DF

Nunca pensé alguna vez tendría la posibilidad de vivir en la ciudad de México o en otra ciudad del país. Hoy estoy aquí, no por mucho tiempo esta vez, pero con la puerta abierta para volver por más tiempo.

Me quedan pendientes que voy a terminar. Documental. Ensayo para publicar. Búsqueda de becas. O quién sabe. Quería terminar de estudiar alemán pero más de las veces, olvidarse de lo que uno quiere y sólamente ser, basta.

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top