Categorías

amor (50) arte (7) cine (53) cuento (29) diario (130) English (15) ensayo (38) espiritualidad (2) humor (15) imagen (2) Krishnamurti (6) lenguaje (8) literatura (12) música (2) narrativa (42) pensamientos (20) poesía (112) préstamos (82) prosa poética (30) sociedad (6) sueños (2) talent campus (1) video (9)

29 de agosto de 2013

Llorarlo todo, pero llorarlo bien

¡Qué triste y qué hermoso! Le daban ganas de llorar mansamente, pero no de llorar por él, de llorar por aquellas palabras tristes y hermosas como música.
James Joyce

Por un tiempo llegué a usar audífonos en la calle. Menos de un año. Hasta que se descompusieron. Al tomar el camión para ir a trabajar y al regresar del trabajo. Había sólo una canción que no podía escuchar de ida, porque la emocionalidad y la intensidad de ella me habría hecho llorar en el camión. Pero de regreso, al bajar y caminar por la calle larga junto a la unidad, solo, bajo los árboles y sin transeuntes, las emociones rodaban y se hacían unas con la pieza y lloraba como si mi misma madre o padre hubieran muerto:


24 de agosto de 2013

Tiempo fuera

Te dicen 'noche'
y sólo escuchas
la palabra noche

te dicen 'vida'
y pones un disco
sobre una consola heredada
¿o fue un regalo?

te dicen 'te extraño'
y un pajarito
entra en una jaula,
dócil, picotea su comida
y toma turnos
para volar

te dicen 'gracias'
y con orgullo guardas
en una caja los intereses
dignamente bajo llave

te dicen escucha
y de inmediato enumeras
las cláusulas, interpones
un amparo, qué barbaridad,
el ruido apenas se detiene

te dicen ama
y tú ya tienes preparado
el café, por fin,
y sacas tu roído traje
de tu desgastado armario,
la sosobra y la desgracia
y como paciente actor
vas transformando
peras por manzanas
y luces tu sonrisa
mil veces ensayada
una y otra vez
-sin perder el estilo-
y llevas a tu amor
a la dulce morada
donde engendrarás a
una o dos criaturas
de nombre Orquídea y
¿Jaimes, Jesús? Mejor Ernesto
abre la puerta que ya llega
tu padre, no interrumpas
que los adultos hablan
y recordarás cómo
en tus tiempos
con la mirada
bastaba

Pero un día
ya no oyes,
ya no escuchas y
el día disuelve la noche
la aguja raya el disco
el ave escapa
las deudas terminan
las transacciones se acaban
los críos parten,

el silencio.

20 de agosto de 2013

¿Puede el pensamiento resolver nuestros problemas?

Éste es uno de los problemas, ¿verdad? ¿Puede el pensamiento resolver nuestros problemas? Pensando sobre el problema, ¿lo hemos resuelto? Cualquier clase de problema, ecónomico, social, religioso, ¿ha sido alguna vez verdaderamente resuelto por el pensar? En nuestra vida cotidiana, cuanto más pensamos en un problema, tanto más complejo, insoluble e incierto se vuelve. ¿Acaso no es así en nuestra vida real de todos los días? Ustedes, considerando cuidadosamente ciertos aspectos del problema, podrán ver con mayor claridad el punto de vista de otra persona, pero el pensamiento no puede ver el problema en su integridad y plenitud, sólo puede verlo parcialmente; y una respuesta parcial no es una respuesta completa. Por lo tanto, no es una solución.

Sobre la mente y el pensamiento, Krishnamurti, editorial Kairós, 2001, p. 14.

17 de agosto de 2013

Archivo del Blog

Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.
Scroll To Top